Amenazado de resurrección

Nota de R. Las amenazas, muertes, secuestros e intimidación de los comunicadores en el continente nos convocan a seguir buscando la verdad.que nos hará más libres, como nos recuerda el periodista guatemalteco, José Calderón. 

José Calderón

amenazas periodistas“Dicen que estoy “amenazado de muerte”. Tal vez. Sea ello lo que fuere, estoy tranquilo. Porque si me matan, no me quitarán la vida. Me la llevaré conmigo, colgando sobre el hombro, como un morral de pastor.

La vida -la verdadera vida- se ha fortalecido en mí cuando, a través de Pierre Teilhard de Chardin, aprendí a leer el Evangelio: el proceso de la Resurrección empieza con la primera arruga que nos sale en la cara; con la primera mancha de vejez que aparece en nuestras manos; con la primera cana que sorprendemos en nuestra cabeza un día cualquiera, peinándonos; con el primer suspiro de nostalgia por un mundo que se deslié y se aleja, de pronto, frente a nuestros ojos. 

Así empieza la resurrección. Así empieza, no eso tan incierto que algunos llaman “la otra vida”, pero que, en realidad, no es la “otra vida”, sino la vida “otra” (diferente).

Dicen que estoy amenazado de muerte. De muerte corporal a la que amó Francisco. ¿Quién no está “amenazado de muerte”? Lo estamos todos, desde que nacemos. Porque nacer es un poco sepultarse también.

Amenazado de muerte. ¿Y qué? Si así fuere, los perdono anticipadamente. Que mi cruz sea una perfecta geometría de amor, desde la que pueda seguir amando, hablando, escribiendo y haciendo sonreír, de vez en cuando, a todos mis hermanos los hombres.

Que estoy amenazado de muerte. Hay, en la advertencia un error conceptual. Ni yo ni nadie estamos amenazados de muerte. Estamos amenazados de vida, amenazados de esperanza, amenazados de amor”.

Estamos equivocados. Los cristianos no estamos amenazados de muerte. Estamos ‘amenazados’ de resurrección. Porque además del Camino y de la Verdad, Él es la Vida, aunque esté crucificada en la cumbre del basurero del Mundo…”

Artículos relacionados:

email