22 años de fundado cumpliría el Instituto Universitario Nacional de Estudios Penitenciarios (IUNEP)

Nota de prensa/

Para “Una Ventana a la Libertad” organización que desde hace 14 años se dedica a la defensa y promoción de los derechos humanos de las personas privadas de libertad en las cárceles venezolanas recuerda que el 4 de febrero se cumplirían 22 años de la creación del Instituto Universitario Nacional de Estudios Penitenciarios (IUNEP), creado por el padre del penitenciarismo contemporáneo de Venezuela Elio Gómez Grillo y que recientemente fue clausurado por el gobierno nacional.

La información la dio a conocer el Dr. Carlos Nieto Palma coordinador general de la organización no gubernamental quien informo que esta institución por la que han pasado las mentes más lucidas de este país como Rafael Pizani, Guillermo Morón, Luisa Carrasquel, Domingo Maza Zabala, Sonia Sgambatti, Luis Quiroga Torrealba, Ramón Tovar, José Luis Vetencourt, José Hernán Albornos y tantos ilustres venezolanos que soñaron con una institución que se dedicara a la formación de penitenciaristas universitarios que luego de 3 años de estudios alcanzaban el titulo de Técnicos Universitarios Superiores en Penitenciarismo.

Durante su existencia más de un millar de Técnicos Superiores Universitarios egresaron de esa casa de estudios, lamentablemente marginados por el Estado venezolano que hace pocos meses opto por cerrarla porque su afán es tener policías de presos y no educadores que busquen la reeducación de los que llegan a las prisiones y hoy el IUNEP es parte de la historia de este país, inclusive violando a la misma Constitución Nacional que ordena en su artículo 272 que las cárceles deben ser dirigidas por penitenciaristas con credenciales académicas universitarias.

Desde Una Ventana a la Libertad repudiamos este hecho y aspiramos que en algún momento de la vida el IUNEP, continúe con su trabajo de formar penitenciaristas y aquí citamos al padre de este instituto Elio Gómez Grillo cuando dijo: 

“El penitenciarismo es, sencillamente una alianza de filosofía y de ciencia y también de humanidad y misericordia. No es un oficio de salón, no disfruta de tribunas ni de escenarios para exhibiciones frívolas, no sirve para cautivar amistades exquisitas ni para obtener riquezas materiales. Se ejerce en rincones oscuros y humildes y se trabaja con hombres oscuros y humildes. Los penitenciaristas somos los albaceas de los vencidos en un mundo de triunfadores… A los penitenciaristas se nos dice una y otra vez que somos cultores de una causa perdida. Tenemos que responder, que, después de todo somos caballeros y que él no llegar nunca es, justamente, lo que nos hace mas grandes!” 

Artículos relacionados:

email