#SIC75: Mi experiencia de lector asiduo y agradecido de la revista SIC por largos años

Eduardo Frades*

Especial para el 75º Aniversario de la revista SIC.

eduardo frades

Venido de España hace más de 33 años, desde mi llegada a estas tierras la revista SIC fue una de mis lecturas asiduas y apasionadas; porque en ella iba encontrando, mes a mes, una preciosa ayuda para conocer mejor a este querido pueblo, sus problemas, sus valores, sus esperanzas y también los fallos que se señalaban, siempre con intención de mejorarlos. Como revista de análisis social, político, económico, y cultural, bastantes de sus valoraciones críticas iban contra instituciones y sus responsables; pero siempre en base a datos reconocidos, no en base a prejuicios políticos ni por atacar o favorecer a ningún partido o institución, sino a las bases populares. Incluso con la jerarquía eclesiástica o con el comportamiento de los cristianos ha sido crítica, pero con afán constructivo de hacernos más fieles al Evangelio de Jesús y a los valores del Reino de Dios. Tanto que a veces hasta se la tildó de promover, no ya la extraordinaria corriente llamada Teología de la Liberación, sino de tendencias comunistas, tratando de desacreditarla.

Gracias a ella, no sólo gentes venidas de fuera como yo, sino cualquier lector sincero de la revista SIC ha podido seguir año tras año, y número tras número la evolución del país tanto en lo político, como en lo económico y sobre todo lo social. Porque la orientación más firme es siempre una lectura de lo que acontece desde sus repercusiones en la gente más sencilla y más necesitada, que es también la más indefensa y olvidada por los grupos de poder. Esto se debe a la decidida orientación cristiana de su equipo editorial, de jesuitas y diversas personas competentes; pero, además  ha contado con otras personas con sus autorizadas voces para tratar asuntos o temas peculiares, incluso de tendencias políticas contrarias o distantes de su orientación fundamental.

Otro dato importante ha sido el continuo mejoramiento de la calidad, las portadas, la tipografía, la mayor abundancia de fotografías, etc. Y en los últimos años el empleo corriente de los modernos medios electrónicos de internet para divulgar más y de forma gratuita muchos de sus contenidos a todos los cibernautas. Junto a las secciones de orientación política, económica y eclesial, siempre se atiende al contexto nacional e internacional, y muchas veces se inserta un Dossier sobre temas significativos. De modo que los lectores pueden encontrar siempre temas que les interesan especialmente. Para terminar, debo confesar que en mi presentación del análisis de la realidad en las clases de Biblia académicas o populares o en las homilías dominicales, muchas veces me ha servido de guía especialmente acertada.

No me queda sino felicitar al Centro Gumilla por esta revista, una de sus grandes tareas, y a los diversos directores de SIC, varios de los cuales han sido luego provinciales o rectores de universidades de la Compañía de Jesús.  Y recomendar encarecidamente su lectura a toda persona que quiera de veras conocer con ojos cristianos y críticos la realidad de nuestra patria y acertados criterios para mejorar cualquiera de los problemas abordados.

*Eduardo Frades Gaspar, cmf. Profesor de Teología del ITER.

Comparta en Twitter con la etiqueta #SIC75.

Artículos relacionados:

email