#SIC75: Cambio de orientación

Maurice Brunner Seco*

maurice brunnerEspecial para el 75º Aniversario de la revista SIC.

Tengo la colección de SIC desde 1975, justo hasta el año cuando el COPEI/Convergencia y, en general,  la neoliberalizada democracia cristiana venezolana, regresó por la puerta grande a la dirección y orientación de la revista, de la sorprendente mano de Arturo Sosa, en la persona de Mercedes Pulido de Briceño. Fue entonces cuando decidí cancelar mi devota y hasta entonces apologética suscripción a SIC.

A partir de allí, me limité a adquirir los números de diciembre, donde aparecen los índices de cada año, para adquirir luego los números con los artículos de autores que continuaran resultando de mi interés. Ya estaba disgustado con el cambio de orientación de la revista gestado desde -digamos- inicios de la década de 1990, cuando se produjo el abandono más o menos generalizado y progresivo tanto de la perspectiva de la Teología de la Liberación (justo cuando más falta hacía tanto en Venezuela como en el resto de AL), como del acompañamiento que SIC y el Centro Gumilla habían venido dando tanto a los grupos cristianos de base de Venezuela como a muchos de sus agentes pastorales de orientación liberadora. Pero el nombramiento de Mercedes Pulido como directora de SIC me pareció francamente demasiado. 

Esta decisión seguramente le ganó a la revista nuevos lectores, suscriptores y auspiciadores, pero estoy seguro de que también le hizo perder muchos otros, entre quienes me cuento, aunque de vez en cuando regrese a explorar a sus índices, a ver si logro encontrar algún aporte que me resulte significativo. Visto en perspectiva, tengo la impresión de que esos cambios, de personas y de opciones, le costaron a SIC la merecida posición de publicación de vanguardia crítica liberadora nacional que con tanto esfuerzo e inteligencia logró construirse entre 1975 y cierto punto de mediados de la década de 1990. Lucidez e inteligencia que, sin embargo, al parecer no resultaron suficientes para atisbar lo que pronto sobrevendría, ni tampoco para evitar las aproximaciones y convergencias que estableció con los administradores políticos terminales del recetario económico y social neoliberal. 

Pero más allá de estos reproches y diferencias, como venezolanos y cristianos, en un país donde pocas cosas perduran, debemos congratularnos, con el afecto que guardamos a los gestores de la revista que han sido y son nuestros amigos, de que la revista SIC, este verdadero monumento a la constancia y continuidad jesuítica, haya alcanzado 75 años de existencia. ¡Enhorabuena!

Saludos.

*Licenciado de Trabajo Social. Trabajador académico adscrito a la Dirección General de Creación y Recreación de Saberes de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Editor de la revista académica de la UBV Diálogo de saberes.

Comparta en Twitter con la etiqueta #SIC75.

Artículos relacionados:

email