Refugiados: En un minuto la vida cambió

Alfredo Infante sj

Guerra. Salida. Huida. Persecución. Salvar la vida: refugiados.

En un minuto la vida cambió y ahora buscan reconstruirla en tierra extranjera. Son doblemente excluidos: han sido expulsados de su propia tierra por los actores armados del conflicto y ahora son rechazados por el país donde buscan protección.

Expulsados y rechazados. Sí: viven una doble exclusión.

"Con los vecinos levantamos la casa"

Son millones de historias en el mundo. Biografías heridas por las guerras. Guerras causadas por la  defensa de intereses económicos, por la imposición irracional de un proyecto político, por el fanatismo religioso, por nacionalismos a ultranza, por la irracionalidad del poder, por el militarismo, etc.  En las guerras las poblaciones civiles siempre son un medio, por eso,  en los pequeños, anónimos y valiosos relatos de los refugiados está la verdad sobre las guerras.

La palabra de las víctimas nos muestra la inconsistencia e incoherencia de las grandes proclamas y relatos, los verdaderos intereses de fondo. Las víctimas son el reverso de la historia oficial. Nos cuenta José, un refugiado colombiano que vive en El Nula, Alto Apure:

“me dejaron un papel donde decían que me daban 24 horas para que saliera de la zona… Tuve que salir de noche de la casa con cinco de mis pequeños y mi esposa”.

La historia de José ha emergido del anonimato, pero su historia es la de 5.5 millones de colombianos, cifra reconocida por la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento en Colombia (CODHES) que indica el acumulado de desplazados en el prolongado conflicto colombiano.

refugiados-colombia-lcd

Es importante considerar que detrás de cada persona que se desplaza y refugia hay alrededor de cinco personas afectadas. Es decir, un aproximado de 25 millones de personas han sido afectados por el conflicto armado en Colombia. Un país herido.

Recuerdo por ejemplo que en el documental, “Al otro lado del lente”, producido por el Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela (2010), en una sesión de preguntas y respuestas rápidas y cortas, se les pregunta a las mujeres por la palabra “¿País?” y la mayoría hacen silencio, lloran y no hacen asociaciones. El campo semántico de la palabra país fue bloqueado por el trauma de la guerra.

Para ellas, en un minuto la vida cambió.

Artículos relacionados:

email