Redes que atrapan esperanzas: #ConstructoresDePaz

Luisa Pernalete

Un pescador, con su red, atrapa peces,  una arañita, con su tela, atrapa insectos, la Red de Acción Social  de la Iglesia, con  sus Encuentros de Constructores de Paz, atrapa esperanzas, pero no para guardárselas, sino para ponerlas  a disposición de los de la sociedad venezolana que quiere  paz.

monseñor tineo

Desde hace cuatro años, organizaciones vinculadas a la Iglesia Católica  como el Centro Gumilla, la Asociación Venezolana de Educación Católica –AVEC- de la cual Fe y Alegría forma parte, la UCAB, la UNICA y muchas otras mas, nos reunimos para compartir  reflexiones y experiencias de constricción de paz. ¡Es una suma de alegría y ánimo!. Abundan las sonrisas y abrazos en los pasillos, pues, aunque no se conozcan todos los participantes, ya  se sabe que nos une la preocupación y ocupación por la promoción de la convivencia pacífica.

Este año, las experiencias giraron alrededor de los jóvenes, población, que como   ya sabemos,  está muy afectada por la violencia en el país: muchos jóvenes están muriendo   por balas y unos cuantos jóvenes están empuñando armas para matar, por eso la importancia de encuentros como este. “Un día de inspiración  y realismo para sumarse a la paz”, decía el afiche de promoción. Y  realmente eso fue: un día de inspiración y realismo, para sumar.

El programa, muy variado y atractivo, deba deseos de poder  clonarse para estar en todas las mesas: trabajo, ecología, superación de la violencia, deporte, tecnología para la paz, cultura urbana, pastoral…en cada mesa  tres experiencias concreta, con jóvenes, para jóvenes, que evidencian que la paz  es posible a pequeña escala, ¿y si sumamos esas pequeñas  iniciativas y nos volvemos grandes?

De fuera también llegaron “refuerzos”,  César Torres, de Perú, compartió la experiencia de  la Asociación Encuentro, que promueve un modelo de justicia para cambiar el confinamiento de jóvenes en cárceles  para sustituirlo por el diálogo y e insertarlos en la sociedad. De Colombia, Carolina Restrepo, habló de iniciativas juveniles para la ciudadanía digital. Su organización, HiperBarrio,  ha  impulsado a jóvenes marginados a subir videos y fotografías de su realidad en Internet.

En la actividad de cierre, se recogió esa esperanza repartida porque  “ ¿Quién dijo que todo está perdido? “ ¡Hay muchas flores de loto  en este país: madres, maestros, jóvenes  viviendo o trabajando entornos violentos que se convierten en promotores de paz! También se sugirió que en vez de gastar en armas, nuestro gobierno invierta más en prevención.

La  Cruz  de Mayo recibió lo suyo en este cierre:

“Santísima Cruz de Mayo / te pido por Venezuela/y también por mi maestra/ que hace muchas cosas bellas/.

Cruz de Mayo, Cruz de Mayo/te lo digo aquí bajito/ todos  los adolecentes/ deben llegar a viejitos/

Santísima Cruz de Mayo/ traigo estrofas en mi mente/ como aquella que recuerda/ que hablando se entiende la gente/.

Cruz de Mayo, Cruz de Mayo/ que lo escuchen las paredes/ se los dejo de mensaje/ la paz esté con ustedes/.

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Luisa Pernalete

Educadora e investigadora del Centro de Formación Padre Joaquín de Fe y Alegría. Ex directora zonal de Zulia y Guayana. Ha trabajo en educación para la paz, redactando libros y artículos sobre el tema para prensa nacional y regional.