Libros: Abril en la distancia

Sebastian de la Nuez*

10.1.1

Título: Golpe al vacío
Varios autores
Editorial Lugar Común
Caracas, 2012

Colette Capriles dice que en torno al 11 de abril de 2002 y días siguientes se ha desarrollado una especie de olvido freudiano por represión inconsciente; Axel Capriles, que la pasión de mandar hace de la historia un guión al revés que explica los hechos a partir del desenlace; Ignacio Ávalos, que el país continúa siendo políticamente esquizofrénico luego de estos diez años; Luis Carlos Díaz traza un mosaico del comportamiento de los medios sobre todo durante el 12 de abril y su colega Laura Weffer Sifontes, en su trabajo “No fue un golpe sino una coñaza” hace una crónica desde el lado reporteril que ella vivió en esos días. Por su parte, el también periodista Vladimir Villegas aprovecha la ocasión para explicar su desencuentro con el chavismo en la coyuntura del intento de reforma constitucional en 2007, en verdad cinco años después de los hechos que le pidieron analizar.

Los platos fuertes de este libro, desde el punto de vista del análisis histórico y sociológico, los brindan Margarita López Maya con su ensayo “El 11A y la deriva autoritaria de Venezuela” y Ana Teresa Torres con “Fechas fetiches: una crónica personal”. De las fechas fetiches da varios ejemplos. El de Torres es un documento colorido, con ciertas pinceladas como la referencia al día anterior al 11 de abril, cuando describe una tumultuosa congregación de opositores en un hotel de Caracas: “Era una tarde de esas que despliega el Ávila en su esplendor. Un momento un tanto epifánico que nos envolvía en un clima decididamente insurreccional”. Torres recuerda que pensó que así debió haber sido el clima del 22 de enero de 1958. Sin embargo, luego de breves apuntes sobre el concepto de verdad, su trabajo se corta abruptamente con una anécdota sobre la solicitud de un chavista en apuros durante aquellas aciagas horas. Pero Torres acierta en su mirada un tanto desasida y melancólica: nadie que vivió aquellos días ha podido encerrarlos en un puño como una cosa acabada de la cual escribir sin desasosiego y sí con redonda concreción. Son días que semejan una melcocha. De todos modos el suyo resulta un trabajo como inacabado en sí mismo. Hablando de verdades: es verdad como un templo la tronera histórica que ha dejado el silencio de Lucas Rincón, cómodamente arrellanado desde entonces en su butaca diplomática.

El texto de López Maya da una síntesis de los acontecimientos vistos desde una perspectiva amplia, y además intenta cierta conclusión: “Las dificultades que vivió el presidente Chávez parecen haberlo marcado para siempre”, dice. Hace un breve recuento de cómo ha cambiado la correlación de fuerzas a partir de entonces en el contexto chavista. Desde luego que es el trabajo que debía abrir este libro multifacético (o multifactorial, para decirlo en términos matemáticos) porque sirve como documento que enmarca el conflicto. Muy bien escrito.

Como diría Torres, en este libro tampoco está la verdad. La verdad es una cosa huidiza que cada quien reconstruye a su modo y conveniencia, pero hay algunas verdades parciales que deberían señalar algunos grados de responsabilidad y en el libro se atisban. Es una contribución significativa a la reflexión en torno a este acontecimiento gelatinoso de la historia reciente.

Nada más sino decir que Golpe al vacío es uno de los primeros buenos intentos de la editorial Lugar Común, donde el talento de un grupo de intelectuales bastante joven seguro que va a marcar una pauta en los próximos años. Falta mucho por decir, falta mucha crónica por hacer.

*Miembro del Consejo de redacción de SIC.

Artículos relacionados:

email