Justicia para las Familias Inmigrantes en Estados Unidos

Alfredo Infante sj

  migrantes-mexicanosLa situación que viven los inmigrantes en los Estados Unidos  es  “una mancha en el alma de nuestra nación”, señaló el Arzobispo José Gómez, presidente del Comité de migraciones de la Conferencia Episcopal.

    Esta semana, más de 1.000 jóvenes, líderes católicos, representantes de más de 60 instituciones católicas de 23 estados de los EE.UU, se movilizan a Washington para  incidir a favor de una reforma migratoria integral, la cual ocurreen el contexto de la conferencia anual de la Red Ignaciana por la solidaridad y la justicia.

En este sentido, y sumando voluntades, la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos y La Conferencia de Provinciales Jesuitas han hecho un llamado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a apoyar esta movilización de jóvenes solidarios con la causa de los inmigrantes. También están invitando a llamar vía telefónica al Congreso para que los ciudadanos conversen con sus representantes señalando “que nuestros hermanos y hermanas inmigrantes irregulares merecen un camino a la ciudadanía -como indicó el Padre Tom Greene sj-, que nuestras comunidades fronterizas no deben ser militarizadas y los migrantes no deben ser arbitrariamente deportados de manera que pongan en peligro sus vidas; que tenemos que abordar de frente las políticas y prácticas que han causado la separación y el sufrimiento de las familias y que nuestro país necesita una reforma migratoria integral, justa y humana”.

Un poco de memoria. A principios de este año 2013, la Conferencia de Provinciales Jesuitas envió sendas cartas al Presidente Obama, al Senado y a la Cámara de Representantes reafirmando su compromiso con la reforma integral de migración sobre la base de los siguientes principios :

1. Facilitar  el camino a la ciudadanía  de tal modo que se asegure de que todos los inmigrantes irregulares tengan acceso a todos los derechos.

2. Crear una estructura de empleo legal que protega a los migrantes y a los trabajadores de Estados Unidos.

3. Garantizar de manera rápida la reunificación familiar y el fin de las políticas y prácticas que exacerban la separación familiar.

4. Proveer las protecciones del debido proceso y una ejecución responsable y humana de nuestras leyes de inmigración.

5. Asistencia económica a los países en desarrollo y competencia leal con los mismos.

“Estamos  muy agradecidos por el apoyo de más de 200 instituciones jesuitas que firmaron las cartas de la Conferencia de Provinciales; ahora pedimos que se nos unan en esta movilización nacional con llamadas telefónicas  para instar a la Cámara de Representantes  a que apruebe una ley de reforma migratoria que cumpla con estas normas básicas de la dignidad humana”, concluyó el Padre Tom Greene sj.

Artículos relacionados:

email