Documento final de la asamblea de laicos: “Evangelización y sociedad”

“Evangelización y Sociedad”
Asamblea Anual 2013
Caracas, 28 al 30 Junio 2013

DOCUMENTO FINAL

Entre los días 28 y 30 de junio de 2013, fue realizada en la ciudad de Caracas la Asamblea Nacional Anual del Consejo Nacional de Laicos, cuyo tema central fue “Evangelización y Sociedad”.  Asistieron 67 participantes, que representaban a un total de 18 movimientos de apostolado y 15 consejos diocesanos o Arquidiocesanos de laicos.

Asamblea Consejo Nacional de Laicos Venezuela

Se desarrollaron cuatro (4) conferencias magistrales con los siguientes temas:

  1. ¿Es Venezuela un país católico?   Padre Jesús María Aguirre.
  2. Edifiquemos una nueva sociedad.   Dr. Pedro Paul Bello.
  3. Conciencia y formación de los Laicos.   Dr. Rafael Tomás Caldera.
  4. La Santería: un desafío para nuestra fe.   Padre Rafael Troconis.

Además fueron realizados dos Paneles con Diálogo:

  1. Relacionado con el tema Edifiquemos una nueva sociedad. Con la participación de la Dra. MaríaTeresa Romero (UCV), Prof. Francisco Coello (UCAB) y Dra. Dunia Mavare (UNICA).
  2. Relacionado con el tema Conciencia y formación de los laicos, con la participación de: Dr. Pedro Afonso (UCV)  y Dra. María Elena Febres- Cordero (UCAB).

Todo ello dio lugar a la instalación de mesas de trabajo compuestas por los asistentes a la Asamblea y en las cuales fueron discutidos con profundidad los temas antes mencionados. Para ello fue utilizada la siguiente metodología:

Se conformaron 9 Mesas de Trabajo integradas por 6 personas con un tema asignado para su discusión. Uno de los integrantes cumplió la función de Moderador y otro de secretario de cada Mesa de Trabajo.

Las conclusiones recibidas de las distintas Mesas de Trabajo se presentaron al público asistente y se tomaron en consideración para la redacción de la Declaración Final de la Asamblea Anual del Consejo Nacional de Laicos.

Con relación a la primera conferencia: ¿Es Venezuela un país católico?, el Conferencista llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Presencia en Latinoamérica de un estancamiento relativo de la increencia, bajo las modalidades atea y agnóstica. Esta realidad deberá afrontarse tomando en consideración las  diferencias existentes entre losdistintos nichos culturales.
  2. Existencia en América Latina de desplazamientos de unas religiones cristianas a otras, o de adhesiones a nuevas modalidades religiosas; más que de un proceso de descristianización. Esta realidad requiere un profundo discernimiento religioso a la hora de definir los lineamientos pastorales para poder enfrentarla en la búsqueda de soluciones.
  3. Predominio en Venezuela del desplazamiento hacia otras religiones evangélicas y nuevas expresiones religiosas y/o espirituales con una gran hibridación.
  4. Persistencia en Venezuela de una alta credibilidad en la Iglesia institucional, aunque su imagen haya sufridotambién la erosión general. Por este motivo hay que trabajar por el rescate de los métodos tradicionales de evangelización y considerar el uso de nuevos métodos como las redes sociales.
  5. Observación en Venezuela de tendencias laicizantes que niegan a la Iglesia el atributo de “experta en humanidad”, y cuestionan su capacidad rectora desde el punto de vista ético y moral.

Con relación a la segunda conferencia: Edifiquemos una Nueva Sociedad, el Conferencista llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Influencia determinante de la historia de Venezuela en la conformación de una sociedad invertebrada en lo poblacional, sociopolítico y cultural donde las instituciones, organizaciones, espacios públicos o privados, no están integrados ni funcionan coherentemente con finalidades comunes.
  2. Búsqueda desesperada de la paz en Venezuela, a pesar de su historia de  conflictos políticos.
  3. Ausencia en Venezuela de definición de ‘pueblo histórico’ que se necesita para la fragua de la nacionalidad.
  4. Presencia constante del Populismo, como fenómeno político de nuestro país durante los últimos 70 años.
  5. Existencia de Anomia, Matricentrismo familiar y Familismo Amoral como elementos de nuestra realidad social, estrechamente ligados entre sí que impiden que la mayor parte de la población supere el atraso.
  6. Persistencia de la pobreza como realidad en nuestro país; que no debe limitarse meramente a carencia de bienes con valor económico o simplemente dinero; sino también la existencia de una marginalidad culturalque engloba todas las formas de pobreza.
  7. Cambio en la incidencia del petróleo en nuestro desarrollo como país. Hasta principios de los años 40 del pasado siglo, fue fuente de desarrollo e inversión productiva; hasta el presente, ha sido más bien un factoresencial del capitalismo rentístico del Estado.
  8. Necesidad de una acción decidida y pacífica de los laicos, quienes tomando en consideración los grades problemas que enfrenta el país, vayan en la búsqueda de un cambio beneficioso para Venezuela, que tome en consideración  los verdaderos intereses y reales necesidades del pueblo.
  9. Exigencia de que cada venezolano conozca y haga respetar su eminente dignidad de persona humana, para lo cual debe profundizar consciente  y responsablemente en su formación.
  10. Reconocimiento de la caridad o amor como la vía maestra de la Doctrina Social de la Iglesia, y principal fuerza impulsora del desarrollo de cada persona y de toda la humanidad. Esto requiere del esfuerzo comunitario y armónico de todos los venezolanos en los ámbitos social, cultural, económico y político deVenezuela.
  11. Necesidad de que nuestra cultura se integre con la transformación real, justa y verdaderamente libre en democracia auténtica, con la debida transformación de la estructura política y socio-económica del país.

Para complementar esta segunda conferencia los panelistas discutieron con relación al tema y surgieron las siguientes opiniones:

La Dra. María Teresa Romero planteó:

  1. Requerimiento de la interacción, el diálogo, la negociación y el acuerdo permanente de y entre todos los actores que hacen vida dentro de las naciones para garantizar la edificación de las sociedades nacionales y de la comunidad internacional.
  2. Toma de consciencia acerca de que en algunos casos los intereses de las élites gubernamentales y de poder, en vez del bien común de los pueblos, son los que han guiado las relaciones diplomáticas con Venezuela.
  3. Necesidad de organismos internacionales que respeten y hagan valer los derechos de las naciones alas cuales representan.
  4. Deber de la Iglesia Católica en toda su extensión, clero y laicos,  de redoblar sus esfuerzos para que se establezcan buenos y perdurables procesos de interacción, diálogo y acuerdos entre los venezolanos y entre la sociedad y el gobierno.

La Dra. Dunia Mavare planteó:

  1. Necesidad de leer los signos de los tiempos, para abordar el tema de la edificación de una nueva sociedad, partiendo del conocimiento profundo de la realidad; entendida no sólo bajo el concepto material que involucra la presencia de problemas sociales, económicos y políticos; sino también la existencia de Dios.
  2. Reconocimiento de que es el alma espiritual lo que le otorga a la persona la dignidad del ser humano creado a “imagen y semejanza de Dios”; y que ésta no debe reducirse únicamente a su carácter biológico.
  3. Profundización en el conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia, inscrita en el ámbito de la Teología Moral, que nos impele a buscar la dignidad del hombre y la mujer evitando los reduccionismos que pudieran derivarse de sistemas económicos, políticos o jurídicos.
  4. Identificación de que la gran tragedia de la persona humana y de la humanidad en general tiene su origen en querer construir una sociedad al margen de Dios; y de que el hombre en búsqueda de esa supuesta liberación ha limitado su libertad y su felicidad. Esta teoría ha llegado a permear muchos ambientes y personas, al extremo de que podemos observar personas e instituciones que se declaran creyentes, pero cuya praxis, sin temor a equivocaciones, puede considerarse atea.
  5. Presencia de un gran indiferentismo religioso y debilitamiento de la convivencia respetuosa y de la solidaridad asociado a una supravaloración del dinero como origen de felicidad; a pesar de una fe más madura en un buen número de laicos y laicas de nuestra Iglesia venezolana y de un mayor compromiso evangelizador y de acción social desde movimientos de apostolado e instituciones educativas y asistenciales.
  6. Existencia de incoherencia entre fe y vida y, más aún, actitudes marcadamente anticristianas, producto de la falta de autenticidad y convicción cristianas e indiferencia, sincretismo, además del alejamiento de Dios y de la Iglesia.
  7. Necesidad de sentarnos frente al Señor y su Revelación y, desde allí, profundizar en nuestra identidad de hijos e hijas de Dios, llamados a ser sal de la tierra y luz del mundo y comprometernos a dar nuestro aporte para la transformación de esa realidad. Para lograrlo es necesario llevar adelante la tarea de inculturar el Evangelio en el mundo.
  8. Requerimiento de un mayor compromiso para construir sobre roca firme la nueva sociedad humana, cristiana y fraterna que todos deseamos; como consecuencia del amor a Cristo y de la fe en su Palabra. Ninguno de los miembros de la Iglesia venezolana puede sentirse excluido de tal compromiso.

El Profesor Francisco Coelho planteó una serie de certidumbres en los distintos ámbitos del quehacer internacional que pueden tener además incidencia en la realidad de nuestro país:

  1. En el ámbito energético:
    1. Aparición de un cambio en el escenario energético mundial en el que el Medio Oriente tiende a disminuir su potencial y América a incrementarlo a expensas de una nueva plataforma de diversificación energética liderizada por EEUU.
    2. Reafirmación de China como primer consumidor energético mundial a expensas de la construcción de la tercera parte de las centrales nucleares del mundo.
    3. Persistencia de Canadá y Venezuela como países poseedores de las mayores reservas de crudo extra pesado del mundo, aunque Venezuela ha perdido buena parte de su capacidad de producción. Aparición de dos  nuevos competidores en el área con un aumento sostenido de la producción: Brasil y Colombia.
  2. En el ámbito económico:
    1. Vigencia  en Venezuela de un gran Estatismo. Aumento del intervencionismo y las regulaciones, caída de la producción petrolera no reversible y declive en la oferta de empleo.
    2. Aparición de estanflación y desabastecimiento en un momento en el cual el país está en riesgo de perder socios internacionales importantes.
  3. En el ámbito de las relaciones internacionales:
    1. Persistencia de la intervención cubana, además de la presencia de aliados insustanciales (Ecuador, Bolivia y Nicaragua) y de aliados de peso con cierta tendencia oportunista (Brasil y Argentina); en momentos en que la tendencia latinoamericana se orienta a la democratización y el libre mercado; lo que puede ser un lastre para el país.
    2. Debilitamiento institucional y agotamiento de la tesis antiimperialista que ha influido de manera definitiva en la pérdida de capacidad de maniobra del gobierno.
  4. En el ámbito político:
    1. Reconstrucción del sistema de partidos políticos, fortalecimiento y coherencia en el discurso de la MUD, aparición de múltiples liderazgos regionales y nacionales en la Oposición,disminución del radicalismo opositor y comportamiento electoral de la población, sugieren la posibilidad de cambios importantes en el ámbito político del país.
  5. En el ámbito social:
    1. Tendencia rápida a la desaparición de Chávez como mito, limitación de la presencia del“odio sembrado” tan sólo a un grupo minoritario de radicales aislados, pérdida de fuerza depolarización social y comportamiento cívico de la mayoría de la población hacen menos factible la tesis de la “explosión social”. La salida a esta grave situación podrá ser conflictiva, compleja y traumática, pero no violenta.

Con relación a la tercera conferencia: Consciencia y Formación  de los Laicos, el Conferencista llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Identificación de una situación contemporánea que nos plantea un horizonte de luces y sombras que debe recordarnos que estamos ante un enorme y dramático choque entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la “cultura de la muerte” y la “cultura de la vida”. Ante ello tenemos la responsabilidad ineludible de elegir incondicionalmente en favor de la vida y anunciar con mayor vigor y fidelidad el Evangelio de la Vida.
  2. Necesidad de una recta formación de la conciencia moral sobre el valor inconmensurable e inviolable de toda vida humana, como una de las primeras verdades o bienes que dan su fundamento y orientación al ejercicio de la libertad.
  3. Reconocimiento de que la caridad manifestada en la donación, servicio y entrega sincera de símismo es el mejor uso que podemos dar a la libertad, según el mensaje de Cristo.
  4. Redescubrimiento del nexo inseparable entre vida y libertad. No menos decisivo aún en la formación de la conciencia es el descubrimiento del vínculo constitutivo entre la libertad y la verdad. Sólo la persona que, de manera habitual juzga y decide conforme al bien racional podrámerecer el calificativo de libre.
  5. Reconocimiento por parte del hombre de la evidencia original de su condición de criatura, que recibe de Dios el ser y la vida como don y tarea; así como también la aceptación de su condiciónde creatura racional que puede desarrollar su espiritualidad a imitación de Cristo, buscando hacer siempre la Voluntad de Dios Padre, contando con Dios en todo y para todo lo que hace.
  6. Necesidad de que el hombre manifieste su dignidad humana actuando según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por su convicción interna personal y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberado totalmente de la cautividad de las pasiones, tiende a su fin con la libre elección del bien y se procura medios adecuados para ello con eficacia y esfuerzo crecientes.
  7. Identificación de la dependencia intrínseca de la justicia ante la verdad. El bien de la razónconsiste en la verdad como en su objeto propio y en la justicia como su efecto propio.

Para complementar esta tercera conferencia los panelistas discutieron con relación al tema y surgieron las siguientes opiniones:

El Dr. Pedro Alfonso planteó:

Importancia de la Formación en el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, a partir de la exposición realizada por el Dr. Rafael Tomás Caldera, “Renovar la consciencia”:

  1. Consideraciones sobre la persona humana, como inicio y fin del proceso formativo. Necesidad de conceptualizarla más allá del típico concepto de “individuo de la especie humana”,  o de “ser bio psico social”. Profundizar en el concepto de “proyecto” o “tarea”. El don del “ser” y la posibilidad de darle contenido, es decir un “proyecto por emprender”
  2. Necesidad de formar en Doctrina Social de la Iglesia, a líderes en los diferentes ámbitos social, religioso, político, económico, empresarial y comunitario. Entendiendo que se requieren tres elementos: LÍDERES CON VALORES, LÍDERES CON IDEAS Y LÍDERES CON ACCIÓN.
  3. Metodológicamente debemos trabajar en tres saberes: SABER TEÓRICO, SABER PRÁCTICO Y SABER EMOCIONAL. Es necesario trabajar de manera más ágil y masificada.

La Dra. María Elena Febres-Cordero planteó:

  1. Propuesta de cinco escenarios para optimizar la formación permanente de los laicos: a) formación para la convivencia en la cultura global, nacional y local; b) formación para la promoción de una ética mundial; c) educación y formación en valores; d) formación en el manejo de los contextos involucrados en la globalización; y e) formación integral para la vida.
  2. Reafirmación de la importancia de la interrelación existente entre ciencia, razón, universidad y humanizaciónen el proceso formativo de los laicos.
  3. Determinación de las características más importantes de la formación: a) influencia en la vida personal y apostólica; b) laica, multiforme, completa, abierta, permanente dinámica y vivencial. Debe además tomar en cuenta las realidades doctrinales, espirituales, éticas, morales, filosóficas, políticas, económicas, ecológicas, sociales y las propias del carisma.
  4. Búsqueda del apoyo en el trabajo práctico en hogares, iglesias, lugares de trabajo y comunidades; centrándose en el conocimiento y vivencia de la doctrina de Cristo y los aspectos culturales del ambiente en el que se vive.
  5. Importancia de la formación en valores humanos, evangélicos, artísticos, históricos, literarios, científicos y aquellos que involucren la convivencia humana.
  6. Mantenimiento de los programas de formación a nivel de la Conferencia Episcopal, Parroquias, Grupos Pastorales, Universidades Católicas, Consejos Diocesanos de Laicos y Movimientos y Asociaciones Laicales.
  7. Profundización por parte del laicado venezolano en el conocimiento de los documentos publicados por la jerarquía eclesiástica a nivel mundial, latinoamericano y local.
  8. Estructuración referencial de un Programa de Formación Laical que descanse sobre la formación doctrinal, espiritual, social y moral.
  9. Necesidad del conocimiento de la vida y el pensamiento de los santos de la Iglesia Católica a fin de que puedan ser modelos a imitar por el laicado venezolano.

Con relación a la cuarta conferencia: La Santería: un desafío para nuestra fe, el Conferencista llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Necesidad de identificar a la Santería como una religión de origen africano, animista, politeísta; donde se rinde culto a una serie de espíritus denominados orichas.
  2. Importancia de diferenciar entre los orichas a quienes le rinden culto los “santeros” y los verdaderos santos venerados por la Iglesia Católica, detrás de quienes han sido ocultados dichos espíritus.
  3. Presencia en los ritos de la Santería de elementos como la magia, brujería, adivinación, superstición e idolatría; elementos estos condenados y prohibidos dentro de la religión católica.
  4. Identificación del sincretismo reinante y conocimiento de los aspectos más importantes del rito santero (personas involucradas, elementos y símbolos utilizados, ceremonias, pasos, vestimentas, sacrificios, creencias, argumentos y variantes) con el objeto de poder identificarlo rápidamente e ir en búsqueda de las respuestas pastorales y establecer los correctivos necesarios.
  5. Reconocimiento de que la Santería es incompatible con la fe cristiana y que su aparente éxito depende fundamentalmente de la gran ignorancia religiosa de nuestro pueblo.
  6. Necesidad de evangelización, formación litúrgica, oración y catequesis como respuestas pastorales al fenómeno de la Santería.

Del trabajo recibido de las mesas se presentan las siguientes conclusiones:

MESA 1 TEMA: ¿ES VENEZUELA UN PAIS CATOLICO?

¿Cómo debe afrontarse el pluralismo religioso y orientarse el discernimiento frente a otras denominaciones cristianas o sectas y las nuevas expresiones religiosas; tomando en consideración las diferencias culturales entre el nicho ilustrado y la población general?.

Los católicos para afrontar este pluralismo religioso y orientar el discernimiento frente a otras denominaciones cristianas y sectas y las nuevas expresiones religiosas, deben considerar las siguientes acciones:

  1. Favorecer el conocimiento de la situación en relación a otros movimientos religiosos y sectas, mediante la convivencia y el diálogo.
  2. Promover una sólida formación en todos los miembros de la iglesia y llamarlos a la necesaria vigilancia.

(CPV, doc. nº 16, 3.2.1 y 3.2.2)

MESA 2 TEMA: ¿ES VENEZUELA UN PAIS CATOLICO?

¿Cuáles son o deben ser los nuevos mediadores de la transmisión religiosa ante la merma de los métodos tradicionales y el surgimiento de Nuevos Medios y Redes Sociales?

  1. Discernir sobre cuáles son los métodos tradicionales y las estrategias que nos permitan optimizar la formación de los católicos en la transmisión de la fe, en el seno de las familias, el contacto personal, la evangelización. Antes de hablar de nuevos medios debemos recordar siempre el mensaje de Jesús.
  2. Como laicos y laicas, “Hombres de Iglesia en el corazón del mundo, Hombres del mundo con corazón de Iglesia”, tenemos la necesidad de abordar también las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en la vía de confrontar ideas, actualizar la información y responder desde la iglesia a los nuevos tiempos, en especial a la población más joven. Se habla de las redes sociales y de todo lo que representa las nuevas tecnologías, espacios donde podemos defender nuestra fe y contrarrestar la falta de conocimiento cristiano. En este orden de ideas utilizar estas herramientas para la divulgación y promoción de nuestro quehacer evangelizador.

(CPV, doc.nº 12, 3.1.5. y 3.2.5 desafío 5; Doc. 12, 3.2.1, desafío 1)

MESA 3 TEMA: ¿ES VENEZUELA UN PAIS CATOLICO?

¿Cómo afrontar las tendencias laicizantes que cuestionan la capacidad rectora de la Iglesia desde el punto de vista ético y moral?

  1. Asumir con valentía y responsabilidad las cuestiones inherentes a la vida de la Iglesia, tomando en consideración la labor que realiza l iglesia en Venezuela y el mundo. Promover actividades y campañas de información, utilizando los medios de comunicación masivos, así como también los medios alternativos, las redes sociales.
  2. Promover y desarrollar espacios de formación y comunicación en escuelas, liceos, universidades, gremios, organizaciones en general, tomando como base la formación en valores y la perspectivaético moral. Fundamental tomar en consideración la dignidad del ser humano con sus derechos y deberes.
  3. Hacer más activa la presencia de la Iglesia católica en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, mediante nuestro apostolado y testimonio auténtico de vida cristiana y amor al prójimo.

(CPV, doc. nº 12, desafío 5; desafío 2, 3.2.2; desafío 7; doc. nº 14, desafío 2)

MESA 4 TEMA: EDIFIQUEMOS UNA NUEVA SOCIEDAD

¿Cómo establecer puentes que permitan la construcción de una sociedad integrada cuyas instituciones trabajen coherentemente en la búsqueda de fines comunes; ante una realidad tan polarizada como la de nuestro país?

  1. Promover en el laico un cambio de mentalidad que promueva el respeto al otro y la inclusión de todas las personas y grupos cualquiera sea su condición social, política y religiosa.
  2. Asumir con mayor decisión un acercamiento a las distintas estructuras, instituciones y gremios de los ámbitos  públicos y privados del país, haciendo presente los valores evangélicos en la economía, política, cultura y la educación, entre otros.
  3. Propiciar la construcción de un sociedad más humana, justa y fraterna, considerando los valores del amor, servicio, solidaridad y tolerancia.

(CPV, doc.nº1)

MESA 5 TEMA: EDIFIQUEMOS UNA NUEVA SOCIEDAD

¿Qué podemos hacer para contribuir activamente en la búsqueda de una sociedad donde reinen la paz y la justicia social?

  1. Partir del conocimiento de Dios que nos lleva al amor, al  conocimiento de nosotros mismos, de los demás y de la realidad, y tener conciencia que somos creaturas de Dios para cuidar y continuar su creación.
  2. Dar a conocer el amor de Dios en los diferentes espacios de nuestra vida como fuerza transformadora de la sociedad, actuando coherentemente desde nuestra fe cristiana.
  3. Fomentar el respeto por la vida y la dignidad de la persona para que actúe con libertad paraquésepa discernir eligiendo el bien.
  4. Buscar la comunión de todos los movimientos de apostolado para vivir la fe trinitaria e irradiarla como instrumento de paz y justicia.
  5. Profundizar en la formación de laicos comprometidos para comunicar los valores en todos losámbitos: familia, comunidad, escuela, trabajo y gremios.

(CPV, doc. nº 7, desafío 1 y 2: doc. nº 2, desafío 1, 3.2.1 nº 68)

MESA 6 TEMA: EDIFIQUEMOS UNA NUEVA SOCIEDAD

¿De qué manera podemos influir positivamente; para que la acción evangelizadora aplicada en el ámbito de la cultura; tome más en cuenta la importancia de los valores, las virtudes, la ética y la moral en el proceso educativo y formativo de la población?

  1. Trabajar en la pastoral de conjunto porque reconocemos que como iglesia debemos unir esfuerzos en planes de formación y evangelización.
  2. Trabajar con la familia como ámbito fundamental para vivir los valores esenciales en nuestra sociedad. Se propone trabajar valores como: justicia, verdad, amor, trabajo, solidaridad, respeto, tolerancia y fraternidad.
  3. Promover talleres de formación en DSI, en sus principios fundamentales: Opción preferencial por los pobres, subsidiaridad, dignidad de la persona, entre otros.
  4. Trabajar el desarrollo psico-espiritual de la persona que permita la coherencia entre fe y vida.
  5. Incorporar a los medios de comunicación social en los planes de formación.
  6. Priorizar la formación de los agentes de pastoral que favorezca la coherencia de vida, el dar razónde la fe y el evangelio, y ser testimonio.

(CPV, doc. nº 15; nº7, 112 y 156; nº 6, desafío 4, 3.2.4; nº 1, 168 y 169)

MESA 7 TEMA: CONCIENCIA Y FORMACIÓN DE LOS LAICOS

¿Cómo contribuir para que el hombre; haciendo uso adecuado de su dignidad y libertad; sea capaz de optar por un camino que le permita el crecimiento espiritual, en un mundo tan secularizado?

  1. El crecimiento espiritual debe comenzar en la formación en valores desde el evangelio. Esta formación tiene tres ámbitos fundamentales: Familia (rescatar la convivencia familiar, fomentar la confianza, la dignidad y la honestidad, papel de los medios de comunicación). Escuela y universidad (Formación de los docentes, principalmente los laicos comprometidos de manera que sean  multiplicadores del mensaje evangélico). Comunidad (testimonio de vida).

(CPV, doc. nº 12, 3.2.3- nº 143; desafío 2)

MESA 8  TEMA: CONCIENCIA Y FORMACIÓN DE LOS LAICOS

¿Cómo puede el hombre; haciendo pleno uso del don de libertad; incorporarse activamente a la renovación de la sociedad a la luz de los preceptos enunciados en la Doctrina Social de la Iglesia?

  1. Se han puesto en cuestión los fundamentos de la vida humana en la tierra, se ha oscurecido la conciencia del valor de la vida. Ante la cultura de la muerte, como cristianos  tenemos la responsabilidad de ‘elegir incondicionalmente la vida’ (Encíclica Evangelium vitae). Los cristianos deseamos generar vida, ser sal y luz en nuestros ambientes, y desarrollar la cultura de la vida y verdad.
  2. El ejercicio de la libertad es para el desarrollo de la persona, para devolver dignidad a personas y grupos en nuestra sociedad. Somos criaturas de Dios, hechos a su imagen y semejanza, esto nos compromete a renovar la convivencia donde se viva en armonía, con justicia y caridad.
  3. Anunciar el evangelio de la vida, que es a la vez don y tarea, nos urge a los laicos a elegir la vocación al amor y hacer de la vida servicio, entrega. Tener la humildad de orar para que la verdad prime sobre la mentira, o sobre la oscuridad de los comportamientos contrarios a los criterios del Evangelio.
  4. Hoy en nuestra sociedad estamos dominados por el secularismo, vuelven los dioses paganos con diferentes signos, como si Dios no existiera. Los laicos queremos que nuestras acciones sean para hacer presente al Dios de la vida, haciendo parte de la evangelización la Doctrina Social de la Iglesia.

(CPV nº 7, 3.2.3 y 3.2.5)

MESA 9 TEMA: CONCIENCIA Y FORMACIÓN DE LOS LAICOS

¿De qué manera concreta podemos lograr que el hombre responda con mayor fidelidad al llamado urgente a anunciar vigorosamente y defender con valentía el Evangelio de la Vida, en nuestro país?

Como laicos estamos llamados a santificarnos y santificar el mundo. El cristiano está llamado a ser “sal de la tierra” (Mt. 5, 13-14), y muchas veces “signo de contradicción” (Lc, 2, 34). De ahí la necesidad de una fuerte espiritualidad laical de comunión para encarnar el evangelio en la vida diaria; y también de una formación integral desde la fe para vivir coherentemente nuestro compromiso cristiano en el mundo.

  1. Dar prioridad a la formación desde la familia, que es la primera escuela de la vida. Contribuir a formar familias más sólidas tanto en el amor como en la creencia en Dios, preparando las nuevas generaciones desde la formación en valores.
  2. Abordar sin miedo temas como: el aborto y la eutanasia para afianzar el valor de la vida y dar formación al respecto en las escuelas, liceos y universidades.
  3. Resaltar el valor del sacramento del  Bautismo, así como también remitirnos siempre a las fuentes que alimentan nuestra fe, la Palabra de Dios.
  4. Debemos ser valientes y transmitir el mensaje de Jesús encarnado, pero sobre todo debemos ser“Testigos”. Dar testimonio con nuestro ejemplo de vida. Promoviendo la civilización del amor como expresó el Beato Juan Pablo II.

(CPV, doc nº 1, 7 y 12).

SINTÉSIS:

Aspectos destacados del trabajo de las nueve (9) mesas:

  1. Promover una formación integral desde la fe continua, permanente, actualizada y que responda a la realidad.
  2. Utilizar adecuadamente las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (redes sociales) para el trabajo pastoral.
  3. Tomar en consideración el papel de los medios de comunicación en la sociedad.
  4. Utilizar los medios alternativos para la formación y el trabajo pastoral.
  5. Reconocer el papel fundamental de las escuelas y universidades en la formación ética y de valores.
  6. Priorizar el trabajo de los laicos en los sectores vulnerables y excluidos. Como expresa el Papa Francisco “El apostolado en las fronteras sociales”.
  7. Generar puentes para la construcción de una sociedad más humana y más justa desde el ejercicio de los valores evangélicos.
  8. Transmitir el mensaje de Jesús como fuerza transformadora de la sociedad.
  9. Unir fuerzas para el trabajo pastoral que cree comunión entre los distintos movimientos.
  10. Poner en práctica la Doctrina Social de la Iglesia en los distintos ámbitos de la sociedad: económico, social, político, cultural, ético y educativo.
  11. Destacar la importancia del trabajo con las familias, jóvenes, escuelas universidades y comunidad.
  12. Desde la experiencia de nuestra espiritualidad  laical, vivencia de santidad personal y comunitaria,ser testimonio del Jesús encarnado y resucitado para construir la civilización del amor.

PROPUESTA PARA EL AÑO 2013-2014

La Asamblea Anual 2013 del Consejo Nacional de Laicos escoge la línea formativa, como prioritaria, para intensificar los programas y actividades en cada movimiento, parroquia, Consejo de laicos, institución y otros grupos hasta la próxima Asamblea en 2014.

Línea de trabajo: FORMACIÓN

Para los movimientos, parroquias, consejos de laicos, instituciones y otros grupos:

¿Qué hacer?

  • Reconocimiento de la práctica actual. Debilidades y fortalezas
  • Incidencia de la misma práctica
  • Necesidades reconocidas:
    • Identificarlas
    • ¿qué es necesario implementar?
    • ¿qué es necesario fortalecer?
    • Posibles proyectos en conjunto
  • Planificar el año de acuerdo a las necesidades y prioridades de formación

Para la próxima Asamblea Nacional del CNL 2014:

  • Avances reconocidos durante el año en cada organización, movimiento, institución, parroquia,consejo de laicos, grupo en la línea de formación.

¿Cómo hacer?

  • Ser profetas: anunciar a Jesús y denunciar la injusticia; ser testimonio del Evangelio a nivel personal y de grupo. Vivir una espiritualidad de encarnación.
  • Con los valores del Evangelio: amor, verdad, justicia con misericordia, diálogo.

¿Dónde hacer?

  • Actuar en ámbitos de: familia, escuela, universidad, trabajo, parroquia, exclusión o frontera, agentes de pastoral, otros grupos.

Modos de hacer

  • Implementar el trabajo en RED para comunicar las experiencias formativas.
  • Usar redes sociales, correo, blogs.
  • Actualizar las metodologías empleadas en la formación.
  • Evaluar periódicamente las experiencias formativas: seguimiento y sistematización.
  • Compartir programas y actividades formativas.

Utilizar los documentos doctrinales (Concilio Plenario de Venezuela, Doctrina Social de la Iglesia, Concilio Vaticano II, Encíclicas, Catecismo, Documento de Aparecida, entre otros).

Crear una lista de correos para la comunicación permanente entre los propios movimientos y el CNL.

Formamos parte de un tejido complejo que nos toca conocer y comprender mejor, así como también procurar incidir en él según nuestra posibilidad. La mirada a la realidad social, política, económica, educativa y religiosa urge a los laicos en la Iglesia a formarse y formar a otros, para dar una respuesta transformadora que edifique una sociedad donde el Reino de Dios esté presente.

Artículos relacionados:

email