Carta a las maestras poderosas

Luisa Pernalete

Queridas maestras poderosas:

Hoy deben comenzar las clases para los más  pequeños de las escuelas. Ya sé que también en primaria hay maestros, pero seguro que en educación inicial serán contados los colegas – hombres,  y será igual en los primeros grados, por eso, por ser  mayoría, les escribo a ustedes.

Es posible que las vacaciones no hayan sido suficientes para descansar, pues les habrá tocado, como a casi todos los venezolanos, andar corriendo atrás de un rollo de  papel sanitario o de un kilo de harina, eso agota; también agota estar sacando cuentas cada día, pues la inflación no perdona y ataca más duro a los que ganan menos. Créame, les comprendo. ¡Qué bueno sería que los educadores  no tuviéramos que dedicar tiempo a saber cómo estirar el  dinero para lo básico. ¿Recuerdan aquella canción? “A mi me pasa lo mismo que a usted”, pero el muro de lamentaciones está lleno, y a nosotros nos toca hacer vida aquel mensaje de Jesús al paralítico: ”Toma tu camilla, levántate y anda”. Las quejas no preñan.

Quiero en esta carta recodarles el poder que tienen ustedes, sobre todo las que trabajan en educación inicial y en los primeros grados de la primaria. Hay gente que,  por ignorancia, cree que estos son grados “fáciles” y hasta menosprecian a las  profesionales que están en esos grados, ¡craso error! En realidad, hoy ningún grado es fácil,  cada edad tiene sus dificultades y la sociedad actual plantea muchos retos a la escuela. La venezolana tiene sus retos añadidos. Pera además, ya se sabe que los primeros grados son la base,  es en ellos donde se fijan  hábitos, las rutinas necesarias para la convivencia pacífica, el tiempo de abrir las ventanas al  niño y a la niña para que puedan ver todas sus potencialidades. Es el tiempo de que se sientan y se sepan queridos y aceptados; hay la oportunidad de  compensar las carencias afectivas del hogar – la mayoría   por  falta de herramientas  de sus padres y no por  mala voluntad de los mismos- ¡Hay tantas cosas bonitas que se pueden hacer en esos grados¡ ¡Hay tantas  tareas fundamentales que deben cumplirse en esa etapa!

¡Ustedes tienen mucho poder!, eso a pesar de las competencias  desleales del medio. Todavía  la palabra de una maestra es importante para los niños. ”Lo dijo la maestra”,  suele ser  una sentencia obligada para la mayoría de ellos, y si sabemos ser hacer magia, una palabra de estímulo puede significar un futuro exitoso para más de un alumno. Puede ser su salvación.

Recuerdo que hace años una maestra de preescolar, de una escuela ubicada en un barrio  muy pobre y violento de San Félix, se propuso que todos sus niños aprenderían a leer.  Había una pequeña que solía repetir que ella no aprendería por era “bruta” –seguro que eso le decían en su casa – pero la maestra, con verdadera terquedad evangélica, y  fe en su alumna, le animaba y le insistía que si podría, ¡y pudo! Paradójicamente la supervisora le amonestó por estar fijando  metas “no aptas” para la edad, pero ese es otro cuento, el asunto es que todos los niños salieron leyendo.

¿Y dónde dejan el poder que pueden ejercer sobre las madres de los alumnos? En educación inicialen la primaria, sobre todo en esos primeros años, las madres suelen estar  más pendiente de sus hijos, suelen ir las reuniones, están atentas a lo que la maestra pueda decir de sus “retoños”, incluso  esas que los docentes calificamos –a veces injustamente – de “descuidadas”, eso sí, cambie su dedo acusador por una mano extendida, y haga ver que usted es su “comadre”, y no su juez, y que ambas quieren el bien del niño para vea cuánto puede lograr. Y si el caso fuera muy “grave”, ensaye con una visita, una llamada o un pequeño mensaje, y verá la diferencia.

Poder, según el diccionario, es la capacidad de  influir en otras personas. Pues bien, queridas maestras, ustedes son “superpoderosas”, porque pueden influir en muchos niños y en muchos padres y madres. Hagan uso de ese poder sanador y creador, y luego, cuéntenme a final de año cómo les  fue. Me adelanto a la imagen y las veo sonrientes.

Un abrazo,

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Luisa Pernalete

Educadora e investigadora del Centro de Formación Padre Joaquín de Fe y Alegría. Ex directora zonal de Zulia y Guayana. Ha trabajo en educación para la paz, redactando libros y artículos sobre el tema para prensa nacional y regional.