La UCAB: Campus de misión

EN EL 50º ANIVERSARIO DEL CONCILIO VATICANO II (1962-2012) SÓLO EL 1% LO CONOCE

Jesús María Aguirre SJ

Previo al Foro: A 50 años del Concilio Vaticano II

¿Hemos sabido transmitir el impulso de ese Pentecostés conciliar a las nuevas generaciones?

Estamos cumpliendo 50 años de la celebración del Concilio Vaticano II, sin duda el evento más significativo de la Iglesia Católica durante el siglo XX. El acontecimiento promovido por el Papa Juan XXIII, el Papa bueno, conmovió los cimientos de la iglesia y abrió las puertas de la institución al diálogo con las corrientes del mundo contemporáneo.
Vista aérea en la UCAB
Para los latinoamericanos fue especialmente significativa la Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Medellín (1968), hito que impulsó la vida cristiana hacia derroteros de liberación. Términos como teología de la liberación, comunidades eclesiales de base, religiosidad popular y otras semejantes han sido incorporados al lenguaje común de nuestras iglesias.

Es de suponerse que cada grupo e institución perteneciente a la Iglesia católica quedó impregnada de su espíritu de “aggiornamiento” y renovación, a media que su mensaje fue acogido por los representantes de cada iglesia y las comunidades fueron apropiándose de su mensaje; a su vez la jerarquía y el clero católicos han realizado un balance del Concilio con motivo de los 25 años y ahora de nuevo, reunidos en Sínodo, revisan los ecos de ese magno acontecimiento.

Sin embargo, apenas conocemos reflexiones o estudios sobre la incidencia de ese Pentecostés en nuestras instituciones católicas, parroquias, colegios, universidades, etc. De ahí la importancia de un estudio reciente sobre LA IMAGEN DE LA IGLESIA CATÓLICA ENTRE LA POBLACIÓN DE LA UCAB DE CARACAS, realizado este año. Si bien, el trabajo no está focalizado en la transmisión del Vaticano II, hay algunos datos sintomáticos de la situación de los estudiantes en dicha universidad.

Las estudiantes Sabrina Araujo y Mariana Caserta, en una muestra por cuotas de diferentes carreras de pregrado –a excepción del Instituto de Teología para los Religiosos–, en la que la pertenencia religiosa se distribuye entre católicos (81,9%), cristianos/evangélicos (4,8%), y el resto entre judíos, musulmanes y ateos, han obtenido los siguientes resultados:

  • Un 57,3 % considera que no tiene accesibilidad a comunicados emitidos por la Iglesia.
  • A la pregunta de si recordaban algún comunicado de la Iglesia católica, el 81,3% de ellos afirmaron no recordar ninguno.
  • Los que respondieron afirmativamente, en su mayor parte mujeres, sólo dieron la respuesta de “comunicados del Papa” sin hacer referencia precisa.
  • Solamente el 1,33 % mencionan los documentos del Concilio Vaticano II.
  • No hay una sola referencia al Concilio Plenario Venezolano, ni a las Conferencias del Episcopado Latinoamericano (desde Medellín a Aparecida).
  • Respecto a las comunicaciones con la Iglesia el 62,7 % considera que no funcionan adecuadamente, ya que es una institución cerrada o reservada.

Sin alarmarnos, ni escandalizarnos tenemos que reconocer que LA UNIVERSIDAD CATÓLICA ES UN CAMPUS DE MISIÓN.

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Jesús María Aguirre sj

Sacerdote Jesuita. Filósofo, Licenciado en Comunicación Social y Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del quehacer comunicacional en el ámbito de América Latina. Colaborador en las Revista SIC y Comunicación del Centro Gumilla