Anzoátegui y Lara: dos estados en medio del torbellino electoral

Piero Trepiccione

Iniciada formalmente la campaña electoral en Venezuela este primero de julio, es importante destacar la “direccionalidad estratégica” que tendrán los comandos Carabobo y Venezuela para aupar a sus respectivos candidatos, en el tiempo que los separa de cara al 7 de octubre próximo. En ese sentido, hay dos estados, que por los cambios en el comportamiento electoral que han tenido últimamente, se convierten en elementos clave para tratar de ser absorbidos íntegramente por ambos contendientes.

En primer lugar, vamos a referirnos al estado Lara. Desde la llegada al poder en 1998 del presidente y candidato ahora a la reelección Hugo Chávez, los larenses habían respaldado masivamente con su votación las propuestas oficialistas. No obstante, con la salida del PSUV, del gobernador Henry Falcón, la dinámica electoral ha ido cambiando. En la elección del 2006, Chávez obtuvo una victoria muy significativa con el 66,47% de los votos frente al 33,20% de Manuel Rosales. En 2010, los resultados en la elección de parlamentarios nacionales fueron así: el PSUV obtuvo el 40,79% de la votación, la Mud el 30,09% y la alianza Falcón-PPT recibió el 28,42% de respaldo popular, es decir, del bloque polarizado a dos vertientes tuvimos una división entre tres fuerzas; dos de las cuales, en la actualidad y con miras al 7 de octubre, se han unido en contra de las aspiraciones de Hugo Chávez.

Faltaría ver en qué forma se producen los deslizamientos electorales en la región. Lara cuenta con 1.197.690 electores y es el quinto estado en importancia en lo que se refiere al peso electoral. Aquí, sin duda alguna, tanto el comando Carabobo encabezado por Luis Reyes Reyes, como el Venezuela, dirigido por Henry Falcón, se verán inmersos en muchas operaciones electorales quirúrgicas, destinadas básicamente a asegurar los apoyos necesarios que impulsen la proyección nacional de votos para ambos candidatos.

Y en el caso del estado Anzoátegui, aún teniendo un gobernador afecto al PSUV como lo es Tarek Williams Saab, también hemos tenido algunos cambios en el comportamiento electoral en los últimos tiempos. En la elección presidencial de 2006, Hugo Chávez obtuvo el 61, 28% de los votos; mientras que Manuel Rosales consiguió el 38, 45%. En cambio, en las parlamentarias de 2010, la MUD logró el 52,21% de la votación; mientras que el PSUV alcanzó el 44,96%. Produciéndose un deslizamiento importante favorable a la oposición.

Anzoátegui tiene una población electoral de alrededor de 1.006.509 personas aptas para votar y superó al estado Bolívar como séptimo estado en peso comicial. Esto le da una importancia estratégica para ambos comandos en el sentido en que la oposición tratará de consolidar ese crecimiento para obtener la victoria en octubre; mientras que el chavismo intentará retomar el control de esta entidad del oriente del país para consolidar números nacionales.

En suma, Lara y Anzoátegui van a ser de los estados más visitados por ambos comandos. Sus líneas estratégicas serán operacionalizadas con mucho énfasis en estos ámbitos geográficos con miras a impactar la votación que aspiran ambos comandos en todo el territorio nacional.

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Piero Trepiccione

Politólogo y director del Centro Gumilla Barquisimeto.