Acciones programáticas para el desarme

Pablo Fernández

Uno de los seis vértices que contempla la Gran Misión A toda vida Venezuela es el de la prevención y la convivencia solidaria, en el que se inscriben las acciones tendientes a lograr el control efectivo de las armas y municiones, así como el desarrollo de los planes de desarme de la población. Esto dando continuidad en el tiempo a la política que la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme ha generado y que debe proyectarse en el tiempo, más allá del periodo limitado de existencia de la misma.

Entre las acciones programáticas planteadas se encuentran las siguientes:

a) Ejecución de procesos de control, regulación legal y desarme, basados en la realización de investigaciones especializadas y una consulta pública nacional.

b) Operativos de registro y marcaje de armas y de municiones, a fin de controlar y hacer seguimiento a las armas y municiones utilizadas en la comisión de hechos delictivos y determinar los responsables en los casos donde se empleen las armas de fuego, con el propósito de ejercer medidas contra el tráfico ilegal de municiones; especialmente, las desviaciones por parte de los funcionarios adscritos a los organismos de seguridad pública.

c) Implementación de protocolos de formación policial en materia de decomiso, recolección, almacenaje y, eventualmente, destrucción de armas, así como la definición de estándares para las salas de evidencia.

d) Despliegue de una política de prevención, control, detección sobre adolescentes que porten, exhiban y, eventualmente, usen armas de fuego, incluyendo medidas preventivas especiales para el sistema escolar.

e) Aplicación de procesos de recepción, almacenaje temporal y destrucción de las armas, contemplando procesos de entrega voluntaria o entrega compulsiva, de ser necesario.

f) Aplicación de auditorías de todas las armas que reposan en las salas de evidencia de los cuerpos policiales, a fin de calificar el estatus jurídico de las mismas.

g) Destrucción masiva y permanente de las armas recuperadas postexperticias, a fin de proceder a corto plazo a destruir el arma incautada o vinculada con la comisión de un hecho punible.

h) La suscripción de instrumentos normativos mediante los cuales se acuerde la restricción y control de armas en espacios específicos.

i) El desarme dentro de los centros penitenciarios, estableciendo los controles necesarios para impedir el reingreso de las mismas a la población privada de libertad.

j) Adopción de normas de restricción del porte y uso de armas de fuego en espacios públicos como parques, plazas, espacios deportivos, centros nocturnos y otros, así como en áreas geohumanas determinadas.

k) Establecimiento de controles y restricciones sobre la importación y comercialización de armas y municiones para la población civil y al otorgamiento de portes de armas.

Confiamos que con el impulso de esta Gran Misión lograremos aproximarnos a reducir la violencia y construir condiciones para una vida segura y en paz.

Artículos relacionados:

email