Vivir conectados: uso de redes sociales

Llegaron para quedarse. Las redes sociales no son una moda: constituyen una invención que puede compararse con la de medios como la radio o la televisión. La investigación de Marcelino Bisbal y Pasquale Nicodemo, profesores de la UCAB, lo avalan: Facebook y Twitter no tienen rivales entre los jóvenes universitarios

Alejandra Otero
El Nacional / Siete Días /
Domingo 6 de noviembre de 2011

“Yo me conecto una o dos horas diarias para revisar Facebook. Twitter lo uso mucho más porque lo tengo en el Blackberry”, dice Paula Gil, estudiante de décimo semestre de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, quien desde 2008 comenzó a usar la red creada por Mark Zuckerberg y desde hace un año la de los 140 caracteres.

Las redes sociales están tan presentes en la vida de los jóvenes venezolanos que el profesor Marcelino Bisbal, junto con el estadístico Pascuale Nicodemo, decidieron realizar un estudio sobre los hábitos y usos de estas herramientas tecnológicas.

Desde el año 1999 ambos profesores de posgrado de la Universidad Católica Andrés Bello han analizado el consumo cultural del venezolano, como ellos mismos denominan esta línea de investigación. Desde entonces se enfocaron en las actividades que desarrolla los ciudadanos en su tiempo libre.

“En 2008 hicimos otro estudio sobre el consumo cultural de nuevos medios de la comunicación social. Allí descubrimos que los jóvenes están más volcados al mundo de las telecomunicaciones, sin abandonar los medios tradicionales (prensa, radio, cine y televisión). Sin embargo, los de los sectores sociales A, B y C cada vez dedican menos tiempo a ver televisión, leen menos prensa y van menos al cine”, aseguró Bisbal.

En 2009 llevaron a cabo una investigación sobre el uso del teléfono inteligente, cuyas cifras indicaron que 84,6% de los encuestados en todo el territorio nacional tiene un celular y que 60% de esos aparatos es Blackberry.

“Nosotros notamos que empezaba a ponerse de moda el uso de las redes sociales. Mientras abandonaban unas, aparecían otras como Twitter y Facebook. Así que hicimos otro estudio basado en una muestra de 426 jóvenes de la UCAB, en su mayoría de entre 18 y 24 años de edad”, precisa Bisbal. Parte de esta reciente investigación realizada en 2011 recoge los datos mundiales que demuestran el alcance de las redes sociales y la rapidez de su crecimiento.

Por ejemplo, mientras la radio necesitó 38 años para alcanzar 50 millones de usuarios; la televisión 13 años; Internet 4 y el iPod 3, Facebook logró 100 millones de usuarios en sólo 9 meses.

Hoy en día, esta red social cuenta con 300 millones de usuarios activos, de los cuales la mitad se conecta diariamente durante 40 minutos.

Otros datos indican que más de 65 millones de usuarios acceden a Facebook a través de sus teléfonos móviles y cada mes se suben más de 2 millardos de fotografías y 14 millones de videos.

En relación con Twitter, 80% de sus usuarios se conecta con la red a través del teléfono móvil, lo que quiere decir que está presente en todo lugar y momento. En cuanto a los medios para compartir y buscar información, como es el caso de Youtube, éste contiene más de 100 millones de videos. Wikipedia tiene 13 millones de artículos y cada mes se incorporan 112.000, mientras que existen 200 millones de blogs y 54% de los blogueros escribe a diario.

Los más populares.

Bisbal asegura que el fenómeno que se ha producido con las redes sociales no es una simple moda: “Es como cuando se inventó la televisión y la gente veía con mucha preocupación y recelo esa pantalla que emitía imágenes; sin embargo, la televisión llegó para quedarse”.

La investigación se encuentra en la Revista Comunicación 154

Parte de este razonamiento tiene que ver con los números que resultaron de las encuestas realizadas a los estudiantes de la UCAB. La mayoría de los jóvenes sustituyó el uso de redes sociales como Myspace y Hi5 por el uso de Facebook y Twitter. 70% de las personas se refirió a Facebook como la red que más usa y 27% mencionó Twitter. 73% de estos estudiantes se conecta a una red social diariamente.

Erico Pugliese, que cursa el último semestre de Comunicación Social en la UCAB, es de los que dejó de usar Facebook cuando apareció Twitter.

“Lo uso para seguir a jugadores de fútbol, cuentas oficiales de los equipos que me interesan, bandas de rock y las que considero que debe seguir todo el mundo como Globovisión y CNN”. Forma parte de ese 57% que usa Twitter para informarse sobre temas de actualidad o el tráfico.

“El hecho de que los estudiantes quieran saber sobre todo del tráfico es algo interesantísimo y particular de este país. Muchas veces aparece una tecnología comunicacional y se diseña con un uso particular, pero la gente, una vez que dispone de ella, a lo mejor le da un uso totalmente distinto para el que nació”, añadió Bisbal.

En el caso de Facebook, la utilización que le dan los jóvenes es mucho más variada. De acuerdo con la investigación, 27% de los estudiantes emplea esta red social para chatear y comunicarse con amigos y familiares; 16% la considera una vía para comunicarse con amigos que no frecuenta y 12% la percibe como un medio de diversión y ocio.

Bisbal destacó que los jóvenes, y probablemente aquellos que ya no lo son, han incluido este tipo de tecnologías a su vida cotidiana, puesto que termina siendo de uso casi masivo. “Hoy en día los medios de la comunicación social convencionales no se entenderían sin su interrelación con el mundo de las telecomunicaciones”, afirmó.

Primero el movimiento estudiantil, luego las redes.

A pesar de que hoy en día Venezuela es uno de los líderes del continente en el uso de las redes sociales, para Luis Carlos Díaz, coordinador de comunicaciones del Centro Gumilla, los jóvenes comenzaron a usar estas herramientas más tarde en comparación con otros países de América Latina: “En la explosión del movimiento estudiantil, que surge en 2007, faltó el componente digital”, dice.

Aunque se esperaba que, por ser jóvenes, supieran usar las tecnologías, ni tenían páginas web ni eran los que ponían las agendas, sino los medios u otros líderes.

A diferencia del movimiento estudiantil ve nezolano, “en la Revolución de los Pingüinos en Chile en 2006, los chamos de secundaria se pusieron de acuerdo a través de blogs y Myspace hasta llegar a 5.500 jóvenes activos que se organizaron para protestar en contra de la presidenta Bachelet”, recuerda Díaz.

Fue en 2009 cuando el movimiento estudiantil del país demostró una capacidad movilizadora a través de las redes sociales. “A partir de la huelga de hambre en la OEA, los jóvenes empezaron a usar estas herramientas para contar lo que hacen, tomar fotos o pedir ayuda”, añade.

Gabriel Bastidas, quien cursa noveno semestre de Comunicación Social en la UCAB, fue de los primeros estudiantes que comenzó a usar un blog para difundir lo que ocurría con el movimiento estudiantil. Hoy en día su página http://gbastidas.wordpress.com/ ofrece un archivo fotográfico desde el cierre de RCTV en 2007.

“Desde las protestas estudiantiles que surgieron por el cierre de las emisoras de radio, me llamó más la atención difundir la información con la inmediatez que se requiere a través de Twitter”, afirma Bastidas, que maneja la cuenta @ ucabistas de los estudiantes de la UCAB, que tiene más de 26.000 seguidores.

Al igual que Bastidas, Ilene Gilly, estudiante de quinto semestre de Comunicación Social de la UCAB en Guayana, considera que las redes sociales han sido fundamentales para dar a conocer las actividades del movimiento estudiantil, incluso entre las mismas universidades. A través de @100X100ucabista y otras cuentas, difunde información universitaria tanto académica como de otra índole. “Para las protestas que tuvimos en Puerto Ordaz por la libertad del ex alcalde Carlos Chancellor, fue mucho más rápido llegar a los estudiantes de diversas universidades a través de Twitter”, expresa.

Uno de los aspectos positivos del uso de Twitter en Venezuela, según Díaz, es que ahora la gente coloca temas en la agenda pública, cuando anteriormente eran los políticos o los medios de comunicación quienes lo hacían. Además, Venezuela no deja de preocuparse por el tema político sin darle perspectivas de humor. “El venezolano puede dedicarle un día a la jueza Afiuni y el domingo a ¿Quién Quiere Ser Millonario? “, finaliza el representante del Centro Gumilla.

Artículos relacionados:

email