Tribulaciones, lamentos y ocaso de un precandidato imaginario (o no)

Lissette González

 Espacio al margen de la corrección política para cuestionar y debatir en torno a la sociedad venezolana.

07/09/2011: Comienza la reunión con el grupo de asesores, hay discrepancia sobre la pertinencia de lanzar la candidatura. Las encuestas disponibles muestran que el precandidato tiene poco chance, pero hay quienes dudan de la validez de esos resultados (están comprados, mi pana, te lo juro). Se acuerda solicitar presupuestos en varias encuestadoras independientes para hacer una medición sin vicios.

10/09/2011: Con los presupuestos sobre la mesa, se decide encargar una encuesta flash que pueda mostrar más claramente las probabilidades del precandidato. La empresa seleccionada es dirigida por uno de los asesores del grupo. Se escoge una comisión encargada de reunirse con los posibles patrocinantes para levantar los fondos del estudio.

12/09/2011: Se obtuvieron recursos suficientes para la encuesta y para un grupo de consultores en marketing político que comienza a hacer un estudio de imagen. El precandidato comienza a reunirse con diversos partidos pequeños y grupos de electores buscando apoyo a su candidatura.

14/09/2011: El precandidato tiene nuevo vestuario y crea una cuenta en twitter. Su pasante encargada de las relaciones con los medios promueve entrevistas en prensa, radio y TV. Sus contactos con el electorado comienzan con las Asambleas de Ciudadanos, Consejos Comunales y otras organizaciones del sector donde reside. La aceptación del público lo anima a postularse, aún cuando todavía no está lista la encuesta.

17/09/2011: El equipo celebra los titulares de prensa de los últimos días y la entrevista en una radio de alto rating para el final de la tarde. Las preguntas al aire sobre sus propuestas en temas concretos encienden las alarmas del comité de campaña y empieza la búsqueda de asesores expertos en diversos temas: política económica y social, seguridad ciudadana, petróleo.

20/09/2011: La presentación de resultados de la encuesta flash muestra que el precandidato no es mencionado de forma espontánea, pero cuando se da un listado de nombres aparece mejor situado que otros aspirantes. La conclusión: es consecuencia de que aún no ha iniciado la campaña. Continúan las reuniones con otros grupos y precandidatos minoritarios. Se decide lanzar oficialmente la candidatura a las primarias a comienzos de octubre.

25/09/2011: Los primeros eventos en zonas populares de la ciudad muestran que el discurso, exitoso en otras zonas, no resulta atractivo con este público. Las preguntas en twitter y programas de radio siguen insistiendo en “el programa” y los asesores aún no tienen listo un documento definitivo.

27/09/2011: La redacción del programa está estancada porque a medida que se reúnen con distintos expertos aparecen más y más diferencias sobre lo que se debería hacer para solucionar algunos problemas concretos. Al averiguar cómo hicieron otros precandidatos o la MUD para construir sus propuestas, se enteran que algunos grupos tienen cerca de un año trabajando. El comité de campaña empieza a preguntarse qué tan importante será esto del programa para tener opción en las primarias.

30/09/2011: Las reuniones con otros grupos no han dado muchos frutos: quienes están dispuestos a negociar su apoyo a otras opciones tienden a preferir los precandidatos mayoritarios. El comité de campaña propone una segunda encuesta flash para ver el avance de la opción, pero los patrocinantes no parecen dispuestos a seguir gastando en estudios de opinión.

05/10/2011: A pesar del esfuerzo del comité de campaña y el grupo asesor programático, se suspende el acto de presentación oficial de la candidatura. Siguen creciendo los seguidores en twitter y los espacios en los medios, así que comienza a estudiarse la opción de una candidatura a la Alcaldía o la Gobernación. Harán faltas nuevos datos estadísticos… ¿Cómo haremos para obtener los fondos para otra encuesta?

Artículos relacionados:

email