No creen en los medios

Sebastián de la Nuez
Diario Tal Cual. Basado en el próximo estudio del Centro Gumilla

La mitad de los venezolanos no confía en los medios. Ni siquiera 13% de la población tiene plena confianza en lo que dicen los medios públicos. Es un estudio en todo el país (excepto Amazonas) lo que ha hecho el Centro Gumilla, no un mero sondeo electoral

Una acuciosa encuesta que el Centro Gumilla ha incluido en su trabajo sobre las valoraciones de la democracia del venezolano dedica una serie de preguntas a medir la percepción sobre libertad de información, y ausculta la opinión de la muestra en torno a los medios. El resultado es triste para esa cosa etérea que llamamos comunicación social en el país: hay desconfianza ante los medios en más de la mitad de la población.

Los números completos del trabajo del Gumilla aparecerán en las revistas SIC de octubre y noviembre: es una verdadera radiografía social. Aquí extraigo parcialmente sólo lo que atañe a medios.

RÍETE, IZARRA

El Oscar a la peor impresión la llevan los medios públicos, lo cual prueba que los venezolanos no son tan inermes ante la propaganda a la intolerancia como cabría esperar después de trece años con el mismo sonsonete, en la misma sintonía.
Ante los medios públicos, la gente siente “mucha desconfianza” (23,6%) y “algo de desconfianza” (26,4%), lo cual suma cincuenta por ciento de la población. Dicho brutalmente, 50% de la población venezolana no cree en absoluto, o al menos pone buena parte en duda, por ejemplo, de lo que Tania Díaz tiene a bien colocar en antena a través del noticiario VTV. “Mucha confianza” en los medios públicos tiene 12,6% de la población.

Después de tanto tiempo y tanta propaganda, millones y millones dedicados a abrir emisoras, ampliar cobertura, renovar el vetusto equipamiento de VTV y, en fin, entrompar la hegemonía comunicacional cacareada por Andrés Izarra, resulta que ni siquiera trece por ciento de la gente (ojo, de la gente a la que apunta con fruición la política oficial) sigue al pie de la letra lo que se difunde por la pantalla, se publica o se parlotea a través de medios oficialistas.

La muestra del Centro Gumilla se centró, es bueno aclararlo, en las clases sociales C- (C menos), D y E, o sea, los sectores más populares del país, y abarcó Gran Caracas pero también el interior, incluyendo lugares apartados.

La misma encuesta arroja que, dentro del chavismo, el “chavista extremo” es minoría (12,1%). Pero uno podría lucubrar ­es arbitrario, desde luego, pues ese 12,1% corresponde al universo de los chavistas, no a la población en general- si las personas comprometidas con el chavismo duro componen mayormente aquella audiencia con “mucha confianza” en los medios públicos.

No se ha hecho ese cruce de data; será el próximo paso del estudio. En todo caso, la pregunta subsiguiente sería devastadora: ¿de qué sirve, entonces, tanto esfuerzo y tanto gasto, si quienes te creen lo que emites o públicas ya militan en la dureza y la intolerancia?

OTROS NÚMEROS

El informe elaborado a partir de la encuesta es autoría del politólogo Luis Salamanca; él y los demás miembros del Gumilla dedicados a esto contaron con el respaldo de una de las más prestigiosas encuestadoras del país. Salamanca, quien le ha seguido el pulso a Valoraciones de la Democracia desde el comienzo, piensa que la gente en general está más bien harta del discurso político y más pendiente de los problemas sociales, comenzando con el desempleo y siguiendo con la inseguridad.

El sector más desconfiado respecto de los medios públicos es el C- y es, al mismo tiempo, el más confiado en los medios privados. Los sectores D y E confían un poco más en los públicos que en los privados. Se puede decir que, a medida que sube la estratificación social, sube la confianza en los medios privados, lo cual no es ninguna novedad.

Lo que sí es novedad es que 27,8% de la muestra está “poco satisfecha” con la actuación de los medios de comunicación social, y “nada satisfecha” lo está 20,1 por ciento. Los no chavistas muestran más insatisfacción que los chavistas.

¿Será que la candidatura de la unidad hará mejor recorriendo el país casa por casa que apareciendo en medios? Pronto será presentada la encuesta en su rica complejidad. Hay un perfil de los llamados ni-ni del cual se derivan interesantes conclusiones.

Artículos relacionados:

email