Los 50 años del Cendes

HEINZ R. SONNTAG

En estos tiempos de inestabilidad y crisis en nuestra sociedad, me parece válido abandonar por una vez lo cotidiano y coyuntural y celebrar una institución que le ha dado mucho al país y su pueblo.

En los primeros días de enero de 1961, el Consejo Universitario de la UCV aprobó la creación del Centro de Estudios del Desarrollo. Antes, un grupo de universitarios encabezados por Julián Ferry, decano de la Facultad de Arquitectura; de funcionarios del Gobierno como Héctor Hurtado, jefe de la Oficina de Planificación y Coordinación; y Luis Lander, director del Banco Obrero, y de algunos visitantes de otros países latinoamericanos, como Jorge Ahumada de Chile y Eduardo Neira de Perú, había venido trabajando en la idea de crear un instituto de investigación y de docencia de posgrado sobre la planificación y el desarrollo. Esta iniciativa contó desde el comienzo con el apoyo del rector Francisco de Venanzi y otras autoridades, como Jesús María Bianco, el secretario general. Fueron los tiempos de “la euforia del desarrollo” creada por la difusión y aplicación de las ideas y propuestas de la Comisión Económica para América Latina para un desarrollo modernizador de los países de la región, incluidos los del Caribe.

Pese a la resistencia de algunos sectores de la comunidad universitaria, la idea se convirtió en realidad. Ello implicaba una innovación institucional, pues el plan del grupo insistía en que el nuevo instituto no estuviera adscrito a ninguna de las facultades y escuelas, sino directamente al Rectorado.

A comienzos de octubre del mismo año empezó el primer curso. Al mismo tiempo se diseñaron los planes para la investigación económica, social, política y cultural de la realidad de nuestra sociedad.

El primer gran proyecto estaba dirigido a estudiar el cambio político del país; fue realizado en colaboración con el Centro de Estudios Internacionales del celebre Massachusetts Institute of Technology y estuvo bajo la dirección del primer director del Cendes, Jorge Ahumada, de José Agustín Silva Michelena y de Frank Bonilla del MIT. A lo largo de los 50 años de su presencia en la universidad y en la sociedad se realizaron muchos proyectos y se fortalecieron los lazos con grupos y centros de investigación en otros países de la región, con los cuales existe un intercambio científico y de profesores. Los cursos de posgrado se diversificaron y a los “clásicos” de la maestría se agregó, a partir de 1980, un programa de doctorado en Estudios del Desarrollo.

La comisión designada por las autoridades del Cendes para organizar los simposios y otras actividades para la conmemoración de este cumpleaños significativo preparó, bajo el título general Reflexiones para una Visión Compartida del País, tres simposios. Uno se realizó los días 27 y 28 de este mes con el título “Sociedad, desarrollo y política”.

Otro: “Grandes objetivos y estrategias de una visión del país” tendrá lugar en la segunda quincena de septiembre. El tercero, titulado “Cultura, cohesión e instituciones en la visión del país” se celebrará en la segunda quincena de octubre, después del acto académico solemne presidido por las autoridades de nuestra universidad el 13 de ese mes. Todos los simposios están impregnados por la multidisciplinariedad y la prospectiva y están abiertos al público.

Además, habrá conferencias de invitados de otros países.

Los que hicimos y hacemos vida en el Cendes, profesores, estudiantes, egresados, empleados administrativos y técnicos y obreros, nos sentimos altamente satisfechos por lo que pudimos hacer y lo que podremos hacer. Nos felicitamos y esperamos que la sociedad comparta nuestra alegría.

Artículos relacionados:

email