Casa Monagas: Vecinos de las Acacias en justa lucha social

Honegger Molina

La Casa Monagas fue fundada en la década de los setenta para que los monaguenses tuviesen en Caracas un lugar de encuentro en sus tiempos de recreación y descanso familiar. Después de casi tres décadas, bajo la administración de su fundación original, con la ancianidad de muchos socios, deciden su venta a la Alcaldía Mayor, liderada en su momento por Juan Barreto. Desde que la Casa Monagas pasa a ser propiedad del Gobierno, con Barreto a la cabeza (año 2007) la casa fue nombrada sede del Instituto Metropolitano de la Juventud, y así llegan los problemas que acabarían con la tranquilidad de la ciudadanía. El lugar que los monaguenses utilizaban –principalmente- los fines de semana y en horarios tolerables, se convirtió en un infierno debido a la contaminación sónica por las fiestas, el desvalijo de los vehículos y los obscenos espectáculos, hasta el amanecer, en contraveniencia de principios morales y las buenas costumbres de los vecinos.

Con la conformación del Consejo Comunal del Sector Norte de la Urbanización Las Acacias y la nueva administración del alcalde Antonio Ledezma los vecinos lograron ser escuchados y, al menos, los espectáculos nocturnos cesaron. Además, lograron que la Alcaldía les cediera un área en las instalaciones para las reuniones de rutina. Por otra parte, este Consejo Comunal, animado por las palabras del presidente Chávez (“empoderar al pueblo organizado”), redactó un Proyecto de Desarrollo Comunitario con intereses colectivos en materia cultural, deportiva y social, en acuerdo con todos vecinos e instancias organizadas de la zona. Proyecto que nace y subsiste con la esperanza de poderlo concretar, ya sea dentro o fuera de la Casa Monagas, y desde el horizonte de respeto a la paz ciudadana y sin exclusión de ningún tipo. Este Consejo Comunal de Las Acacias es modelo porque logra sentar, poner a dialogar, a pensar y hasta soñar a los vecinos de las dos tendencias políticas radicalmente opuestas.

Pero las cosas se complican después de la promulgación de la “Ley especial de transferencia de los recursos y bienes administrados transitoriamente por el Distrito Metropolitano de Caracas al Distrito Capital”, publicada en Gaceta el día, 4 de Mayo, del año 2009, de lo que se desprende que entre esos bienes entraría la Casa Monagas, como en efecto ocurrió. Lo asombroso es la forma de proceder del nuevo organismo distrital quien llega al lugar a tomarlo de forma sorpresiva e intimidatoria. El despliegue de seguridad, con guardias armados y policías anti motines, estilo comando guerrillero es inaceptable. Se comprende que la “lucha” del primer enfrentamiento era entre las dos alcaldías y sus fuerzas estadales, pero, posteriormente, todo el despliegue policial del miércoles 10 de junio, (a las 11 de la noche) no es más que la comprobación de la poca consideración, por parte de los jefes de la Policía Metropolitana (PM) con la gente desprotegida, que en todo caso, exige al mismo tiempo y a gritos que se respeten sus derechos constitucionales.

Para la hora y el día de la publicación de estas líneas ya la Casa Monagas se encuentra bajo el mando de la jefa de gobierno Jacqueline Faría. Son dos las unidades de la PM que están apostadas frente a la puerta de entrada y en adelante los vecinos seguirán en pie de lucha hasta lograr ser escuchados y atendidos por quienes asuman la dirección y la administración del centro recreativo, que a su vez, es de gran valor patrimonial para todos los habitantes de la Parroquia San Pedro.

Artículos relacionados:

email