Nuevas olimpiadas en Tucupita

¿Por qué nuevas? Porque las tradicionales son para descubrir los mejores. Pero a nosotros los que nos preocupan son los alumnos de barrio que no pasan bien preparados para el grado siguiente. Por eso hemos puesto el nivel olímpico en 14 sobre 20. Y sacamos el porcentaje de logro sobre la matrícula, o sea, cuántos alumnos del salón han alcanzado ese nivel.

MONAGAS

En Barrancas del Orinoco del Orinoco tuvimos la gran suerte de que nos acompañó la jefe del distrito escolar. Participaron más de 200 alumnos. Usamos dos escuelas. Mejoramos más del ciento por ciento.

En Uracoa subimos de 226 a 254 alumnos participantes. Los clasificados fueron siete veces más que el año anterior.

En Maturín subimos de 3 a 12 escuelas presentes, y de 117 a 380 alumnos. Nos ayudaron 90 voluntarios. Los resultados fueron 23 veces mejores que el año anterior. El Colegio Luis Antonio Ormieres, de Fe y Alegría, nos prestó elegantemente sus instalaciones para el desarrollo y corrección de la prueba.

En Temblador participaron 531 alumnos, más del 80% de los que fueron invitados. Utilizamos una escuela pública y el Colegio de Fe y Alegría. Fueron las olimpíadas con más clasificados.

BOLÍVAR

Hay funcionarios que sólo aceptan órdenes. Como si fuera el ejército. Tuvimos la suerte de encontrar funcionarios que entendieron que nuestra propuesta estimulaba a los alumnos de los barrios y a sus maestras. Y nos dieron los permisos. A ellos nuestro agradecimiento por su comprensión

En San Félix participaron 1.526 alumnos. Tuvimos que hacer la olimpíada en dos sedes. Sólo la experiencia de la Coordinadora pedagógica de Fe y Alegría, la licenciada Yaritza Manrique, hizo posible el manejo de una cantidad tan grande de alumnos. Hubo tres escuelas con un porcentaje de participación por encima del 95%. Algo verdaderamente extraordinario.

DELTA AMACURO

Tuvimos la suerte de contar con la aprobación del Jefe de zona y de la autoridad de educación del estado, que no solamente nos dio el permiso, sino que recorrió personalmente las cinco sedes en las que se desarrolló la olimpíada. En Tucupita se batieron todos los récords de participación, con un total de 2.124 alumnos. Las dos escuelas extremas, la de Coporito y la de La Horqueta están a 60 kilómetros de distancia. Esto sólo fue posible por el extraordinario trabajo de convocatoria y organización desarrollado por el equipo de la ERE del Vicariato, las profesoras Rosalba Gamboa e Inés Valdez y el hermano marista Ángel. En la olimpíada se hizo presente Melquíades Ávila, el dinámico locutor de Radio Fe y Alegría, que en el noticiero bilingüe del mediodía informó de la actividad en castellano y en guarao. Hubo varios cientos de alumnos clasificados. Fueron de gran ayuda los voluntarios del colegio de la Sagrada Familia y sobre todo de la UNEFA.

CONCURSO DE LOCUTORES Y LETRA BELLA

Tenemos que agradecer a Radio Fe y Alegría de Maturín el haber hecho posible la experiencia de los concursos de letra bella y locutores, que ya llevan nueve años en La Vega, en Caracas. Es una excusa para que los muchachos hagan alguna vez el esfuerzo de leer correctamente y de escribir en forma legible. A cuenta del concurso se pone a toda la escuela a hacer el esfuerzo. Nos quedamos sorprendidos del éxito de la convocatoria. Los participantes llenaron y no cabían en la emisora. Tuvimos que utilizar los espacios contiguos de la Oficina zonal de Fe y Alegría.

También tenemos que agradecer todo el apoyo que encontramos tanto en Fe y Alegría como en algunas directoras que, viendo la utilidad de nuestras propuestas, no dudaron en apoyarlas materialmente.

HACIA ADELANTE

Aunque ha habido notables progresos allí donde hemos realizado la olimpíada por segundo año consecutivo, todavía los resultados no nos satisfacen.

Los bajos resultados se deben en primer lugar al nerviosismo de los alumnos cuando presentan la prueba fuera de su escuela y sin su maestra guía. Algunas maestras repiten luego la misma prueba en su salón con sus alumnos y los resultados – y ésos son los que valen – son mucho mejores.

Otro motivo es que los alumnos están acostumbrados a resolver operaciones. Y nosotros les planteamos siempre problemas muy sencillos, porque queremos que la vida vaya siempre por delante de los algoritmos. Pero esa situación se puede ir mejorando durante el curso.

Tanto en Bolívar como en el Delta Amacuro ya han organizado talleres con el fin de estimular a los alumnos en el aprendizaje por medio de clubes de matemáticas y castellano.

Y seguimos recibiendo invitaciones de otros estados. De Venezuela, por ahora.

Artículos relacionados:

email