De verdad, ¿se quiere una ley del Trabajo? (II)

José Ignacio Arrieta sj

1. Ejes temáticos para debatir la nueva Ley Orgánica del Trabajo

Estos son los “Ejes Temáticos para el Debate sobre la Nueva Ley Orgánica del Trabajo”, que la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional ha catalogado como base para la discusión de una nueva Ley del trabajo:

  1. El movimiento sindical y el sindicalismo deseable.
  2. Las relaciones de producción y el trabajo como factor de apalancamiento de la sociedad socialista.
  3. Las relaciones laborales en las cooperativas, EPS y empresas socialistas.
  4. Los Consejos de trabajadores y los sindicatos.
  5. Visión de género para el desarrollo del derecho del trabajo.
  6. La flexibilización del mercado de trabajo (tercerización) y la garantía de estabilidad laboral.
  7. La retroactividad de las prestaciones sociales.
  8. Mejora de las condiciones económicas en cuanto a beneficios no salariales.
  9. Reducción de la jornada de trabajo.
  10. Trabajo como hecho social. Ejemplo: trabajo doméstico de las amas de casa.
  11. Derechos laborales de los trabajadores no dependientes.
  12. Garantía de empleo y estabilidad laboral.
  13. Fortalecimiento institucional para vigilar el cumplimiento de la normativa.
  14. Participación y Contraloría Social en el Ministerio con competencia en trabajo.
  15. Cultura del trabajo y rendimiento de la empresa.
  16. Educación no formal en tópicos generales (capacitación y formación ideológica).
  17. Conservación del medio ambiente.
  18. Acercamiento de los regímenes especiales al régimen principal.
  19. Contraloría social de los trabajadores en los centros de producción.
  20. Prescripción de los derechos laborales.
  21. Providencias del Ministerio con competencia en trabajo y mecanismos para hacerlas respetar.
  22. Estabilidad laboral y mecanismos para hacerla cumplir.
  23. Democratización de los medios de producción y la participación de los trabajadores.
  24. Órganos de administración de la justicia en materia laboral.

Como señalábamos en nuestro escrito anterior, cada uno de estos ejes puede ser comprendido de forma distinta de acuerdo a la concepción de los actores a ser consultados. Son una lista de temas que debería englobar la múltiple y variada legislación laboral. Por ello alguien ha propuesto que en vez de una ley del Trabajo se haga un Código del Trabajo. Recuérdese que en 1936 cuando se estudiaba hacer una legislación laboral había quienes preferían un Código del Trabajo al estilo de Chile y otros se decantaban hacia una ley del Trabajo como en México. Opción que resultó entonces prevalente. ¿Cuál será hoy su destino?

Se ha invitado a una comisión de la OIT para colaborar en el diseño técnico de esta eventual legislación. Ya llegó al país. Pero por su carácter altamente técnico ¿no podrá enfrentarse a la perspectiva ideologizante de los miembros de la comisión de la AN?

No olvidemos que dentro de los parámetros queridos de constituir un entramado legislativo que propicie la llegada del socialismo hay prisa por desarrollar las leyes aprobadas y por aprobar otras ante la inminencia eventual de una nueva Asamblea Nacional más plural el año próximo.

Las circunstancias que vive el país, sin embargo, muestran que puede haber respuestas distintas entre los deseos y las realidades conforme al adagio criollo que los “deseos no empreñan” ¡Cuál será el resultado final?

Entre estos ejes destacamos:

  1. El movimiento sindical deseable (1): En 10 años de gobierno Chávez ha señalado el movimiento sindical dependiente en que él cree, así como su concepción sobre negociación y conflictividad. Dado el sentido centralizador del comandante ¿se permitirá la autonomía derivada del diálogo entre actores que piensan distinto? Hay leyes de criminalización: prohibiciones de manifestaciones, Indepabis…  son signos del camino a transitar. ¿Qué sindicalismo se pretende? Recuérdese la ausencia de autonomía sindical aun para elegir sus directivas que deben pasar por el CNE. No se cumplen convenios 87 y 95 de la OIT y ni siquiera el respeto a la normativa actual sobre tripartismos y representación laboral en empresas del estado. ¿No sería más bien una nueva etapa para terminar de hacer morir al sindicalismo de la cuarta república?
  2. Relaciones de producción basados en el factor trabajo (2) ¿podrán ser equitativas en ausencia de institucionalidad y sin conocimientos técnicos y gerenciales en lo trabajadores para poner en marcha otro sistema de relaciones de producción?
  3. Mejora de condiciones económicas y beneficios no salariales (8). ¿Cómo se entiende esto? ¿Aparecerá nuevamente la bonificación?
  4. Muy enriquecedora si se logra resolver desde un ángulo de los derechos humanos y laborales la problemática sobre flexibilidad laboral y subcontrataciones (terciarización),y la estabilidad laboral en un esquema de productividad y eficiencia (6, 12, 22)
  5. El Trabajo informal (11) y educación no formal respetando la dignidad del trabajador y que no se convierta en un espacio para la formación ideológica (16)
  6. El género y el empleo (5). ¿Será enfocado sólo en cuanto genero (lo cual implicaría un nuevo tipo de discriminación) o por el contario se tomará en cuenta la inmensa capacidad gerencial, ejecutiva o financiera que deja de lado la preparación humana de la mujer debido a discriminación sexual por el hecho de no ser varón?
  7. Los regímenes especiales (18) serán también objeto de diálogo. ¿Serán sólo los actuales? ¿Habrá que añadir o por el contrario eliminar algunos? Y ¿que tal si hay que hacer desaparecer esta nomenclatura?
  8. Democratización social y participación de los trabajadores (23):  ¿cogestión, autogestión, consejos de los trabajadores, participación en las empresas del estado…?  ¿Cómo queda la relación entre consejos de trabajadores y sindicatos?  ¿Aquellos se solapan con los objetivos de éstos o son funciones distintas?
  9. Procesos administrativos y jurisdiccionales de las relaciones de Trabajo (13, 19, 20, 21, 24)

2. NUDOS PROBLEMÁTICOS:

  1. Prestaciones sociales (disp.. transit. Cuarts,3). Tema que sin duda ha sido obstáculo para la reforma de la ley (ver el texto anterior “¿De verdad se quiere una ley del trabajo?”)
  2. Reducción de jornada de Trabajo (Disp. Transitoria , Cuarta, 3 y 4): Necesidad de definir políticas de ocio, de desarrollo familiar o de formación técnica. O se pretende tener un tiempo adicional para una formación ideológica en el socialismo? ¿Dónde quedaría la libertad para optar por esta formación de un cuño u otro? Para que ello no incida en la baja de productividad se necesitarían en las empresas nuevos turnos de empleo. Esto podría implicar costos adicionales para las empresas. Cosa a lo que no necesariamente estarían dispuestas o por el contrario podría llevar a la búsqueda de ingresos adicionales para los detentres de trabajos fijos o eventuales lo que iría contra el espíritu de la normativa implícita en la reducción de la jornada.
  3. Consejos de los trabajadores vs. Sindicalismo: Cuáles son las funciones de cada uno y sus objetivos para que no se solapen en sus funciones ni entren en contradicción. ¿Estarían los consejos de trabajadores sobre los sindicatos? En el tratamiento y trabajo con respecto a las convenciones colectivas y los conflictos ¿cómo equilibrar a ambos o se busca con ello la desaparición de sindicatos opositores? Hay un verdadera fuente de conflictos entre ambos que hacen intuir que el traslado de los consejos comunales a las fábricas quizás no sea lo más idóneo. Al menos se requieren más análisis.
  4. Eliminación, ampliación o cambios en los regímenes especiales a conserjes, amas de casa, vigilantes… La mujer frente a la ley del Trabajo: No se olvide que hubo rechazos de colectivos feministas frente a la ley vigente porque consideraron que el régimen especial hacia el género femenino y la maternidad suponía un género de discriminación. Problemática especial para los vigilantes: horas y días seguidos de trabajo de vigilancia.
  5. La conciliación y equilibrio entre Cooperativas, empresas de producción social (EPS), empresas socialistas y empresas privadas se ve como difícil y problemática .

Para concluir sobre la Ley del Trabajo, nos preguntamos

¿Para qué UNA NUEVA LEY a los 10 años de la Constitución? (El 15/06/04 la Sala Constitucional de TSJ declaró la omisión de la Asamblea como inconstitucional y le dio 6 meses para legislar y nada hizo). No se ha hecho porque no se han podido manejar los nudos problemáticos, particularmente el tema de las prestaciones sociales. No podemos olvidar lo que sucedió con la solución que se dio a este tema en la reforma de 1997 y su corte de cuenta. Recuérdese que no se ha podido completar aún la legislación sobre la Seguridad Social (Salud y Pensiones, y los quicios del sistema que están en mora).

Artículos relacionados:

email