Crisis de derechos humanos

Jesús Machado

  • “Los ricos han causado la mayor parte de la destrucción pero son los desfavorecidos los que sufren las principales consecuencias”.
  • “Las protestas generadas por la pobreza, la desigualdad económica o la falta de justicia se reprimen brutalmente”.
  • “…la desigualdad y la discriminación han hecho que aumente el número de personas pertenecientes a comunidades indígenas privadas del derecho a asistencia médica, educación, agua limpia y vivienda adecuada”

Si usted al leer estas frases piensa que han sido dichas por un líder izquierdista está lejos de acertar. Estas frases forman parte de las denuncias hechas por Amnistía Internacional en su informe de 2009.

Irene Zubaida Khan, actual Secretaria General de Amnistía Internacional ha declarado que: “no se trata sólo de economía, es fundamentalmente una crisis de derechos humanos. Estamos sentados sobre un barril de pólvora de injusticia, desigualdad e inseguridad. Es una bomba de tiempo de problemas sociales, políticos y económicos…”

Los “líderes” de las naciones más ricas, han centrado gran esfuerzo e ingente cantidad de dinero en atender con suma urgencia los problemas financieros, pero han olvidado problemas tales como la crisis alimentaria en África; aumento de los precios de alimentos en Asia y Oriente Medio; aumento del número de personas en situación pobreza; más de dos mil de casos de tortura y otros malos tratos en 14 de los países miembros del Grupo de los 20 (G-20); migrantes que terminan en las cárceles o muertos en los países de destino o tránsito; millones de personas que sufren discriminaciones de diversos tipos a los que se les niega refugio, asistencia médica y educación; los ataques de Israel a Palestina en los que más de 1.400 personas fueron asesinadas y de las cuales 300 eran niños; ciento de miles de desplazados y refugiados; las graves crisis humanitarias generalizadas de Darfur y el Congo; población civil en medio de combates armados… suma y sigue.

El informe de Amnistía Internacional ayuda a desenmascarar la gran hipocresía de las naciones más poderosas, no les interesan las personas sino sólo salvar el capital, aunque ello implique sumir a toda la humanidad en una aguda crisis de derechos humanos.

Artículos relacionados:

email