Con escuelas cerradas no se combate la muerte

Educadores y Padres de la Comunidad educativa
Fe y Alegría Rutilio Grande
Maracaibo

Todos coincidimos en que el mayor problema que padecemos los venezolanos es la inseguridad social. Desde el presidente de la República, pasando por gobernadores, alcaldes, educadores y padres de familias es normal escuchar las quejas y los lamentos de las cantidades de sucesos delictivos y de asesinatos que se registran en la sociedad venezolana. Basta con echar una mirada rápida a los principales periódicos del país: droga, robo de vehículos, secuestros, violaciones, asesinatos y muchas otras evidencias de que vivimos en una sociedad donde la muerte prevalece sobre la vida. Lo más triste del caso es que son los niños, las niñas y los adolescentes las principales víctimas de este cáncer social. Según informaciones del Observatorio venezolano de la violencia, la tasa de mortalidad juvenil en nuestro país es del 49 por ciento sobre cada 100.000 habitantes. Esa misma tasa en otros países latinoamericano no llega al 14 por ciento y en Europa es menos del 2 por ciento.

Pero paralelo a esta triste realidad se evidencia una conducta social contradictoria. Mientras los infantes y la juventud son expuestos a la realidad antes señalada, el Gobierno nacional suspende las clases, muchos educadores reducen de múltiples manera el tiempo escolar, los padres de familia resuelven la atención a los hijos enviándolos a los ciber para que aprendan a matar gente con los juegos de counter strike.

Nosotros, los abajo firmantes, docentes, directivos, padres y representantes y administrativos, declaramos nuestro descontento y rechazo a todas las actitudes y conductas que provocan MUERTE y reducen VIDA. Así mismo, rechazamos las pérdidas reiteradas de clases, ya que es una forma de alejar a los alumnos del aprendizaje de valores que podrían alimentar la vida y confrontar el ocio.

El primer lapso escolar fue accidentado por proceso electoral, el 02 de Febrero fue otro día sin clase, estamos en víspera de 4 días mas sin clase a consecuencia de la consulta de la enmienda; luego vendrán los carnavales, semana santa y , sin mencionar los días de lluvias y paros cívicos. ¿Qué calidad educativa podemos garantizar los educadores si la escuela permanece cerrada? ¿Cómo podemos atacar la violencia y la inseguridad sin clase? ¡Los días de clase perdidos en la escuela, son días de clase ganados por los vicios sembrados en la calle, en la Televisión y/o en los ciber ¡ ¡Lamentablemente los niños y jóvenes celebrarán un día de la juventud y la amistad con las escuelas cerradas ¡ ¡ Qué bonita oportunidad para construir acciones alternativas contrarias a la agresividad y violencia callejera!.

Manifestamos que la única vía para combatir la inseguridad y todas sus consecuencias antisociales, es mantener a los niños, niñas y jóvenes en actividades educativas dignas, que generen aprendizajes de valores sociales de fraternidad, convivencia y respeto a los derechos humanos. Cada día que se cierra la escuela indebidamente, es una alianza con la violencia y la muerte!

Artículos relacionados:

email