Aumentan las agresiones a la libertad de prensa

Erick Mayora

Este jueves 05 de noviembre, Ewald Scharfenberg, director ejecutivo del Instituto Prensa y Sociedad Venezuela (IPYS Venezuela), informó en rueda de prensa que entre enero y octubre de 2009 la institución que dirige ha registrado un incremento “enorme” en el número de agresiones a la libertad de prensa en el país.

Entre mayo de 2002 y mayo de 2009 el IPYS registró 464 agresiones a la libertad de prensa en Venezuela, es decir, unas 66 agresiones por año, y entre cinco y seis por mes. Para el periodo comprendido entre enero y octubre de 2009, aún faltando dos meses para que culmine el año, el IPYS Venezuela registra 107 ataques a periodistas y medios de comunicación social, lo que representa once agresiones por mes, es decir, el doble de lo que se había registrado en los seis años anteriores.
Así mismo, según los números manejados por Scharfenberg, la amenaza a la vida y a la integridad física de los periodistas sigue siendo el principal tipo de incidente vivido en este marco de agresiones a la libertad de prensa representando un 45% del total de incidentes. Le siguen en este orden la confiscación o destrucción de equipos y material periodístico con un 27% y la iniciación de juicios y procedimientos administrativos para proteger a funcionarios públicos con un 14%.
Otro elemento destacado durante la rueda de prensa fue la relación entre medios de comunicación e instituciones del Estado. En este sentido, los datos aportados por el IPYS muestran un cierto enfrentamiento entre el aparato estatal y la prensa independiente. Del total de medios agredidos en estos últimos diez meses, ocho de cada cien son estatales mientras que 92 de esos mismos cien son independientes. Así mismo, los victimarios estatales representan el 65% frente a un 35% de agresores independientes del Estado.
Esta serie de datos llama la atención y debe despertar el interés de la ciudadanía frente a lo que está pasando con la libertad de prensa en Venezuela. Limitar esta libertad con el propósito de unificar voces sólo causará más daño a una sociedad indispuesta como la nuestra. La sociedad venezolana necesita como nunca ciudadanos con capacidad de discernimiento a la hora de tomar sus propias decisiones, y no de ciudadanos puestos y dispuestos a ver la realidad sólo desde un solo punto de vista.

Artículos relacionados:

email