Propaganda antijesuítica se focaliza contra la UCAB

¿Qué hay detrás de la campaña de falsedades contra la Universidad Católica Andrés Bello, que provienen desde los sectores del Gobierno?

Con el ánimo de desacreditar a este centro de estudios superiores, encomendado por la Iglesia a la Compañía de Jesús, se han difundido una serie de falsedades, que van desde la acusación de ser un centro de conspiración hasta la de ser un campo de exclusión e intolerancia. La campaña va dirigida a todos los venezolanos desde las instancias superiores del gobierno y de algunos medios tan mediocres como el que mantiene el programa de La Hojilla o la emisora comunitaria Radio Antímano, y pretende socavar la confianza de los miles de personas que la apoyan dentro y fuera de la institución. Especialmente, para soliviantar a los ciudadanos que viven en el entorno de la Institución –Antímano, Carapita, Macarao…– y que se benefician de los servicios del Parque Social Manuel Aguirre y del Centro de Salud Santa Inés, se ha hecho creer que la Universidad no ofrece ayudas, ni becas, y además practica la exclusión, a pesar del apoyo que recibe del Gobierno Nacional.

Para responder a estas mentiras y medias verdades le ofrecemos algunos datos: 

En 2007-2008 el presupuesto global de funcionamiento es de 100.000 millones de bolívares
El número de estudiantes que se beneficia de las diversas formas de ayuda  se eleva a 3.500. Hay aproximadamente un número similar que trabaja para poder estudiar.
El presupuesto total de ayuda a los estudiantes es de algo más de 7.000 millones de bolívares. El Presupuesto Nacional no aporta los 3500 millones solicitados, sino 964 millones, lo que obliga a la UCAB a aportar algo más de 6000 millones para este programa.

Los aportes del presupuesto público son tan escasos y mezquinos que divididos entre todos no llegarían  a 30.000 mensuales (unos dos almuerzos al mes). Por eso los concentramos  en la tercera parte de las personas en los primeros años.

A las ayudas económicas contribuyen el Presupuesto de la UCAB y aportes especiales de la Fundación Andrés Bello. Ellas hacen campañas de fondos para hacer frente al poco aporte gubernamental y las muchas peticiones.

Los programas son variados: becas, pensiones proporcionales, créditos educativos subsidiados, becas trabajo…

Y para que no haya dudas sobre el sentido social que anima a la Universidad más de 1000 alumnos contribuyen con su trabajo comunitario en las barriadas caraqueñas, respondiendo con entusiasmo a la Ley de Servicio Comunitario.

Estamos conscientes de que ni la propaganda más perversa y sistemática, al estilo de Goebbels con miles de mentiras que pretenden asentarse como verdad, podrán deshacer la confianza que tiene depositada por miles de egresados, alumnos y beneficiarios, que son testigos cotidianos de su quehacer.

Artículos relacionados:

email