Petare, alternativas desde la fe

Honegger Molina

Imagen PetareUn encuentro con agentes del arciprestazgo eclesiástico de Petare, Caracas, entra a formar parte del curso pastoral de conjunto de postgrados en Instituto de Teología para Religiosos – . La experiencia viene relatada en dos partes, primera, la recopilación de datos teóricos sobre le modelo eclesial del lugar y, segunda, la transcripción -casi literal- del diálogo sostenido en clase. Por razones de espacio, nos quedaría faltando una tercera parte, más analítica, contrastante con los modelos estudiados desde otras cátedras en licenciatura de pastoral por el ITER.

Arciprestazgo de Petare es el nombre oficial que aparece en el Directorio Arquidiocesano de Caracas, pero la estructura organizativa del lugar lo denomina: Arciprestazgo de Petare-Mariches, que integra a nueve parroquias eclesiásticas, tres vicarias parroquiales y dos centros de evangelización, todos con la finalidad de sembrar el Evangelio de Jesús y su praxis cristiana en aquella densa y extensa zona popular.

El deterioro en algunos aspectos es mayor que hace diez años, pero también el talante de trabajo y búsqueda de supervivencia les acompaña en cada día que amanece. Son muchos los rostros llenos de esperanza los que se observan al caminar por sus calles. Realidad donde confluye la muerte y la vida de manera natural y espontánea, sorpresiva y sorprendente, la Iglesia católica se organiza e impulsa desde 1999 un plan pastoral que esta permitiendo a sus agentes trabajar unidos para ofrecer salidas impulsadas por Evangelio de Jesucristo.

En mayo de 1999 realizan las primeras reuniones informativas sobre los lineamientos de un proyecto de renovación eclesial, para después entrar en la conformación del el proyecto de pastoral de conjunto. La parroquia San Francisco de Sales, en la Dolorita, y la Diócesis de Ciudad Guayana, ya se habían adelantado con la metodología de la pastoral de conjunto, inspirándose en el Servicio de Animación Comunitaria del Movimiento por un Mundo Mejor.

El 23 de junio del 2002 realizan la solemne celebración de inauguración dando inicio al plan pastoral de Petare que se fundamenta en la espiritualidad de comunión. Fue un trabajo de tres años hasta llegar a los modelos: ideal, realidad situacional y operativo con el asesoramiento del sacerdote mexicano Fernando Zapata del Movimiento por un Mundo Mejor. Fascículos que actualmente reproducen para la lectura y el análisis masivo, procurando que lleguen al mayor número de agentes de pastoral y cristianos de base. Los textos recogen la realidad de Petare y el ideal de Iglesia que quieren construir, así como el problema fundamental que obstaculiza el ideal cristiano y el itinerario que llevará al logro de sus metas.

Estos modelos que toman en cuenta -de un modo particular- en las programaciones anuales, ahora están en plena fase operativa, y al mismo tiempo, los ciernen bajo la revisión y actualización de los datos estadísticos y de sus contenidos teológicos-pastorales para cotejarlos con la complejidad cultural y socio-religiosa del momento presente.

Diálogos
En la casa de reuniones del arciprestazo nos concentramos el día 27 de enero, para la representación del proyecto arciprestal de renovación pastoral de Petare a cargo de Cruz María Palma y Cira de Machado, delegadas por el consejo para atendernos.

Los estudiantes del ITER -sacerdotes- que asistimos, José Gregorio Carias, José Vicente, Jennifer Polo, Jesús Antonio León y Honegger Molina. Por su parte, Manuel (Manolo) Moreno, facilitador de la materia, enfatiza la dimensión trasversal del proyecto que hace referencia a la espiritualidad de comunión y a la manera humilde para estar en permanente apertura al Espíritu de Jesucristo y disponibles para servir a los pobres. Luego abre el compás para poder despejar las dudas, intercambiar ideas y aportar sobre los contenidos del proyecto.

José Gregorio Carias, en nombre del grupo visitante sugiere que se hable de lo vivido para evitar lo meramente teórico sin posibilitar lo acontecido por el Espíritu de Jesús en Petare durante estos cinco años. Al respecto, preguntó: ¿En la globalidad del proyecto, dónde ubican y cómo impulsan ustedes el torrencial espiritual que se requiere para poder nuclear el Evangelio de Jesús de Nazaret en Petare? ¿Cómo lo conectan con la vida del cristiano de base, y a su vez, con el proyecto que tiene el Padre para todos sus hijos a fin de construir el Reino en la tierra?

Cira de Machado, mujer bastante comprometida con la Parroquia El Carmen y desde 1999 forma parte de la comisión de investigación, redacción y diagramación del proyecto. Opina que la experiencia laical hace que el proyecto se mantenga vivo, aunque la resistencia mayor (en un primer momento) fue de los mismos sacerdotes. Ciertamente que hubo mucho trabajo físico, roces y debates intensos hasta lograr un producto. Nos animó el poder saber que podemos trabajar juntos con un proyecto común. Además, al ver los modelos terminamos en el año 2002 nos llenó de gran esperanza eclesial y colectiva. Actualmente se desempeña como encargada del equipo técnico del Arciprestazgo, logrando el equipamiento y optimización de sus servicios.

Cruz María Palma, joven cristiana comprometida, procedente de la parroquia San Francisco de Sales que entró a formar parte del equipo a finales de 1999 y está como delegada de su parroquia. Comentó: la experiencia ha sido muy enriquecedora he crecido como persona y como agente; he crecido como cristiana en mi compromiso con Dios y con mis hermanos. Gracias al plan pastoral he comprendido el significado del Reino de Dios en la tierra. La comunión que se ha venido cosechando durante estos nueve años en nuestro arciprestazgo me confirma que esto es la voluntad de Dios para nosotros sus hijos más pobres. Tenemos cercanía fraterna con los obispos y sacerdotes, tanto así, que ya los considero mis hermanos en la fe. He aprendido que aunque tengamos carismas diferentes podemos complementarnos y enriquecernos, incluso sintiéndonos carmelitas, salesianas, en fin, sirviendo a Dios y a su Iglesia, sin perder lo auténtico.

Cira de Machado, Los penúltimos martes de cada mes se reúne el equipo animador arciprestal. Es el equipo que está pensando en la globalidad. Hay una labor de integración y hay un acercamiento desde la fraternidad. Tenemos carismas distintos, por ejemplo, Lumen Dei. Existe un lazo afectivo con todos: ¡hermanos este proyecto sin humildad y humillación no se da! Sin espiritualidad este proyecto no se da. El último martes del mes se reúne el consejo arciprestal son 40 agentes, conformado por sacerdotes, religiosas y laicos. Es un momento de encuentro, de trabajo y de oración.

Cruz María Palma, el equipo animador es el motorcito de todo el plan. Esta compuesto por 11 personas (actualmente); nombrados por monseñor Bermúdez: 3 sacerdotes, 2 religiosas y 5 laicos. Tiene funciones específicas: animar, proponer, asesorar, dar a conocer los lineamientos generales del plan y profundizar en el conocimiento y vivencia de la espiritualidad de comunión.

Cira Machado, el proyecto es para construir el Reino. El esquema de que el obispo está por allá arriba y nosotros por aquí abajo, no funciona aquí. La propuesta es de llegar a todos. Por ejemplo, en la parroquia el Carmen se eliminó una misa dominical para salir a los sectores y hacer comunidades entre los más alejados.

Cruz María Palma, queremos que nuestra experiencia sea vivencial no de teorías, la experiencia de comunión no se decreta por conocer toda la metodología, consiste en hacer vida las opciones y los criterios. Eso es lo que hemos tratado de hacer en cada encuentro, retiro o celebración que hacemos. Vivir en comunión, aceptando a todos con sus carismas, su estilo; motivándolos para que pongan al servicio lo que saben.

Manolo, se ha sentido y experimentado notoriamente el paso de Dios por muchas vidas. La paciencia y el respeto hacia lo que el otro dice y siente, es lo que nos ha ayudado a nunca romper con alguna parroquia que haya puesto oposición a plan pastoral. Además, en cada instancia existe un laicado muy desarrollo y maduro en la fe.

Cruz María, la fuerza del plan la pone cada uno de nosotros. Recuerdo experiencias de gente que empezó con mucho entusiasmo pero que no continuó porque no tenía claro que el centro de nuestra acción es Jesús. Si eso no esta claro, nos dejamos llevar por lo que cada uno es, quiere ser, y sobretodo, por ese deseo de ser protagonistas. Tenemos gente comprometida en la vida política y en los consejos comunales sin apartarse del centro: Jesucristo, son cristianos auténticos, aunque otros, se sí estén confundidos.

Cira de Machado, voy a resaltar el primer objetivo del plan: los hombres y mujeres que viven en Petare, sintiéndose tomados en cuenta, descubren el valor de su persona y el de los demás y aceptan su dignidad de hijos de Dios, con el fin de anticipar el Reino.

Cira de Machado, el problema fundamental de Petare es que el pueblo está pasando por un proceso de no integración a causa de una pérdida progresiva de su propia autoestima. Lo cual se agrava, significativamente, al sentir abandono por parte del Estado, de la Iglesia y de la sociedad.

Honegger, dos cosas, primera, ¿han pensado en la formación de sujetos -humanamente cualificados- y capaces de remontar la dureza del contexto sin morir en el intento? Hasta ahora no lo veo claro y creo que eso falta, y segunda, ¿cómo ha sido la relación de ustedes con el cardenal Jorge Urosa Sabino?

Cruz María, nosotros en todo el plan hablamos de la diversidad. Todo el proceso apunta a la formación del sujeto pero el sujeto no son los agentes de pastoral son los todos los bautizados, bautizadas y la gente de buena voluntad que vive en Petare. Los coordinadores del sector son capaces de confrontar y ayudar a los párrocos; en su función de animación en cada sector, son el punto de contacto entre las familias y los párrocos. Cuando se sectoriza se explica el plan y se motiva para que en cada sector (compuesto de 150 a 200 familias) se conforme un equipo llamado sectorial compuesto por: coordinador, sub-coordinador, responsable, mensajero y un grupo de 25 personas que llamamos red de mensajeros. Es responsabilidad de todo el equipo que vive allí. Los sectores son autónomos en las decisiones pequeñas e internas por ejemplo: rosarios, vía crucis, encuentro con los niños, los jóvenes, las familias.
Nota: El texto completo saldrá publicado en la revista SIC del mes de marzo del 2008.

Artículos relacionados:

email