No hay que olvidar lo central del Acuerdo Humanitario

 Jesús Machado

En medio de los avatares por lo que ha atravesado el Acuerdo Humanitario en Colombia, no podemos dejar de lado lo que constituye lo central de este: las personas que se encuentran retenidas en las selvas y montañas por años, al igual que guerrilleros presos en las cárceles colombianas.

Nos resulta inadmisible que la atención se centre en lo accidental e incidental del asunto. Los conflictos políticos en que se encuentran enfrascados los diversos operadores políticos que intervienen en esta tragedia con la implementación de las diferentes agendas por parte de los gobiernos de Colombia, Venezuela, Estados Unidos de América y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) no pueden ocupar el centro de la atención.

Si se han encontrado dificultades en la liberación de retenidos por las FARC-EP, se deben seguir buscando mecanismos que conduzcan, en lo más inmediato posible, a la recuperación de la libertad de todos los retenidos.

Las dimensiones del drama humanitario por el conflicto social-militar interno colombiano requiere del acompañamiento y solidaridad de todas las buenas voluntades políticas de los estados y de los pueblos. Todo esfuerzo debe centrarse en la obtención de la libertad de los retenidos y allanar el camino a una solución política de la confrontación armada interna, desechando las vía de la salida militar.

A propósito de lo anterior, no dejamos en el olvido a todas las decenas personas venezolanas que aun se encuentran en manos de sus captores, en especial en la zona occidental del país.

Ello demanda toda la acción inmediata del Estado venezolano, el empleo de los recursos materiales, jurídicos y capacidades institucionales para que ello se produzca. Muchos de ellos, al igual que los retenidos colombianos, se encuentran privados de su libertad desde hace años sin que su situación se resuelva favorablemente.

Entendemos que los grupos de secuestrados en Colombia y Venezuela forman conjuntos diferentes, pero lo que es común a ambos grupos es la perdida de libertad y su necesaria e inmediata liberación.

Artículos relacionados:

email