De apagones, protestas y algo más

Arturo Peraza sj

Recientemente la diputada por el PPT Pastora Medina solicitó a la Asamblea Nacional discutir el tema de los constantes apagones. Pero la Presidenta de nuestro máximo órgano representativo considero que semejantes temas no son de tal importancia como para cambiar la agenda o modificarla, al punto tal que según el decir de la diputada se le atropello en sus derechos. La escena terminó en un apagón eléctrico en la Asamblea.

Esta semana hemos visto a la ciudad de Caracas particularmente envuelta en un mar de protestas que tienen temáticas diversas: vivienda, seguridad, derechos de los presos, abusos policiales, salarios, etc. No se trata de la oposición haciendo campaña, sino de grupos afectos al gobierno que manifiestan su descontento por el incumplimiento en los diversos temas de la agenda cotidiana del ciudadano. Para ellos no hay respuesta o incluso en el peor de los casos, como fue la situación vivida en la cárcel de la Planta, lo que hubo fue retaliación contra los manifestantes.

Este tipo de problema no se puede acallar hablando de magnicidios o posibles golpes de estado. Si esto está ocurriendo, deben ser arrestados y procesados sus posibles responsables. Es desde todo punto de vista rechazable las salidas extra constitucionales y extra democráticas. Es el pueblo con sus votos y sólo el pueblo quien tiene la potestad de decidir quien y cómo ha de ser gobernado. Pero no se puede pretender tapar los desaciertos de gestión. Es necesario hacerles frente desde su propia realidad, sin atribuirlo a situaciones ajenas.

La publicidad del gobierno poco sirve si no se desea enfrentar la ineficiencia de manera frontal. La electricidad es hoy en día del Estado y los apagones (que antes no se acostumbraban) hoy forman parte de nuestra cotidianidad, al punto que una diputada del proceso pide hablar del tema. Aunque claro: es censurada. No sirve que el Presidente diga que se restableció el sistema en 15 minutos, cuando la experiencia subjetiva de la población fue de horas. No sirve decir que hay abastecimiento si la gente no encuentra productos. No sirve decir que se está logrando algo en seguridad, o peor aún, que no se brinde información alguna, cuando la gente en los barrios está desesperada por el tema. No sirve hablar de la nueva PDVSA si los barcos estallan y hay más accidentes laborales. En fin la batalla no es mediática, es de gestión.

* Director de la revista Sic

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Arturo Peraza sj

Jesuita. Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela desde 2010. Abogado y doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela. Exdirector de la Revista SIC.