Construir una alternativa política

 Pedro Trigo s.j.

Lo más señalado de las elecciones pasadas es que quien dijo mayoritariamente no a la reforma propuesta por el Presidente no fue una poderosa organización política que dispuso de una maquinaria altamente eficiente y de cuantiosos recursos. Fueron grupos variadísimos que debatieron democráticamente, y sobre todo ciudadanos que estudiaron la reforma o al menos que sopesaron sus puntos medulares y que llegaron a la conclusión, en conciencia, de no respaldarla. Esto es sumamente positivo porque indica que en el país hay muchos más sujetos humanos que los que bastantes querían ver.

Pero, desde otro punto de vista, revela un déficit muy grave de organizaciones políticas. En primer lugar, la del gobierno, que dispuso de todos los recursos monetarios y logísticos del Estado y derrochó ingentes recursos mediáticos, pero que no tuvo capacidad de interlocución con la gente, incluso con su propia gente. Más aún, que no se atrevió a discutir internamente el contenido de la reforma, y convirtió las elecciones, como en los casos anteriores, en un plebiscito a favor del Presidente. Y la mayoría no aceptó en esta ocasión darle un cheque en blanco y le hizo saber que no estaba de acuerdo con lo propuesto, no porque no lo había comprendido sino porque lo había comprendido demasiado bien y no lo aceptó.

Pero las elecciones revelan que no existen otras organizaciones políticas. Las de antes, las que nos llevaron a la debacle que dio paso a Chávez, que nada hicieron durante el referéndum, siguen pensando en arbitrar medios para que el Presidente no concluya su período. No se han dado cuenta de que se pasó su tiempo.

Hay que ver claro que no hay que buscar la unidad de la oposición sino que además de esta oposición que se sobrevive, tiene que darse otra, que se presente no como el otro polo de Chávez sino como su alternativa superadora, que incluya, pues, aspectos fundamentales de su propuesta. Esta oposición política tendrá que fraguar en las luchas de estos cinco años. Y tendrá que incluir a muchos elementos chavistas. Tal vez la oposición en la Asamblea marque un rumbo, aunque lo más decisivo está por verse.

Artículos relacionados:

email