Comunicado: Optamos por la vida, la unidad y la esperanza

A Nuestros Hermanos y Hermanas en la Vida Religiosa;

Los miembros de la Conferencia de Religiosos/as de Venezuela seguidores/as de Jesús, reunidos/as en Asamblea del 17 al 19 de noviembre 2008 y, ante el momento álgido que vive nuestro país, sentimos profundamente el deber de compartir con ustedes, nuestras preocupaciones, inquietudes e incertidumbres desde una palabra de aliento, esperanza y fe para todos los que apostamos por la vida, desde la opción por Jesucristo.

Reconociendo el momento actual que vive nuestro pueblo:

Anunciamos y proclamamos la presencia de Jesucristo vivo y presente en medio de nuestro pueblo, creemos en la persona humana imagen de Dios y protagonista de su propia historia, creemos en la igualdad democrática de todos/as los venezolanos/as.

Optamos por la unidad dentro de la pluralidad, por el respeto a la persona sin importar la tendencia política o religiosa, por la promoción humana y la calidad de vida de manera integral sobre todo de los más pobres y excluidos y por el fortalecimiento de los valores humanos y evangélicos de nuestros hermanos y hermanas.

Reafirmando lo dicho en nuestro comunicado: “Por la Justicia, la Paz y la Esperanza”, del mes de Noviembre del año pasado. Reconocemos: la creciente violación del derecho a la vida, manifestada en la inseguridad, delincuencia, intolerancia y divisiones que generan: asesinatos, secuestros y degradación de la dignidad humana en todos sus ámbitos. Exigimos a las autoridades competentes en nombre del Dios de la vida que actúen dentro del marco de la Constitución y la legalidad, de modo que se garanticen y salvaguarden los derechos fundamentales de los venezolanos/as.

Ante la actual crisis económica mundial que se hará sentir en Venezuela, y cuyos efectos sufriremos todos, especialmente los más pobres y desfavorecidos; exhortamos al gobierno a buscar soluciones concretas y transparentes que a largo plazo disminuyan las graves consecuencias de dicha crisis.

Nos adherimos a la Exhortación de la Conferencia Episcopal Venezolana: “Por la Vida y la Democracia” del 16 de Octubre de 2008. Afirmamos como irrespeto a la voluntad popular soberana, que se imponga muchas de las leyes rechazadas en el Referéndum, mediante la publicación inconsulta y sorpresiva de las mismas, con carácter ideologizante, centralizador y controlador.

Finalmente, conscientes que las próximas elecciones revisten un carácter de extraordinaria importancia y proyección para el destino democrático de Venezuela, exhortamos e invitamos a todos/as los ciudadanos/as a ejercer el derecho al sufragio según su conciencia y voluntad, a favor de la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Como Vida Religiosa presente en Venezuela y desde nuestras diferentes realidades y carismas, los Superiores/as Mayores invitamos a: vivir en actitud de continua conversión; entregar la Palabra de Dios al pueblo, para construir desde ella, la nueva civilización del amor; renovar y revitalizar la opción preferencial por los pobres, acercándonos y abriéndonos más a ellos, propiciar una nueva manera de sentir y ser iglesia-comunión, que viviendo en fraternidad, anuncia el evangelio; asumir un nuevo compromiso de cara a la formación moral y cristiana de la sociedad, utilizando nuevos lenguajes y métodos, propiciando el dialogo desde la verdad y siendo signos proféticos generadores de esperanza.

Reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando por la paz para servir al pueblo venezolano desde la entrega y generosidad de nuestra consagración. Unamos fuerzas desde una oración ferviente y confiada a Ntra. Madre de la Chiquinquirá para que presente ante su Hijo nuestra opción por la construcción del Reino.

Sus hermanos y hermanas Superiores/as Mayores de la Vida Religiosa en Venezuela.

Artículos relacionados:

email