Comentario al documento: “Unidos en la justicia y la rectitud”

Gerardo Rosales, SJ

Quisiera iniciar este comentario al documento de la XC Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), con la siguiente proposición: La Verdad, si es verdad, no deja de serlo aunque la diga el diablo.  Y esa frase se vino a mi mente cuando recibí un e-mail con la siguiente información: “El periodista José Vicente Rangel en su programa “José Vicente Hoy” (domingo 13 julio 2008): trasmitido por el canal Televen los domingos, reveló los nombres de las personas que “asesoraron” y “concretaron el contenido de la publicación de la conferencia episcopal “unidos en la justicia y la rectitud”: estos son: Enrique Pérez Olivares, ex-ministro de educación del gobierno de caldera. Alberto Arteaga, abogado del Sr. Carlos Andrés Pérez; Eduardo Roche Lander, ex-contralor de la república de Venezuela en el gobierno de Caldera Rafael; W.Clavier, ex-militar, gobierno de caldera…”

Mi intención no es confirmar si esta información es cierta o falsa. Pero, si la diera por cierta, ¿Esto le quita el peso de verdad a lo que dice la exhortación pastoral firmada por todos los obispos? A continuación les presento, con breves comentarios y anécdotas, algunas frases que extraje -porque resonaron en mí- del documento de los Obispos:

1.- Una Realidad Oscurecida por la violencia: En este apartado del documento de la CEV se puede leer lo siguiente: “…hoy nos encontramos en peores condiciones, sin vislumbrar soluciones a corto o mediano plazo, ante la carencia de políticas públicas efectivas de seguridad ciudadana que garanticen la paz social y el derecho a la vida de las personas…,” (…) “Los esfuerzos por erradicar el funesto tráfico de seres humanos deben ser realizados a todo nivel y en todo sentido”. Yo no sé si las personas que se nombran en el e-mail que recibí asesoraron a los Obispos, pero lo que se dice en el documento no dista en nada de lo que leo en la prensa diaria y, especialmente, de lo que me ha tocado vivir de manera personal referente al tema de la seguridad, cuando en menos de un mes fui asaltado y despojado de mis pertenencias dos veces. Además, eso es lo que se conversa en el autobús, en el metro, en el taxi, en las largas colas que hacemos para cualquier diligencia personal: ¡Dios mío, cuándo frenarán aunque sea un poco la violencia! No sé si es el diablo quien dijo todo esto porque está bravo con Dios, pero me parece que dijo la verdad…

2.- Derecho a la Educación: Con respecto a la educación, el escrito dice: “Expresamos nuestra preocupación respecto a las dificultades encontradas para que los organismos oficiales competentes honren los convenios ya establecidos…” (…)  “…es fundamental proceder a la elaboración de una propuesta curricular que incorpore el consenso más amplio, después de una consulta abierta e inclusiva, que respete el derecho de los pobres a elegir el tipo de educación integral que ellos anhelan para sus hijos, y que esté encauzada a la formación del ciudadano que requiere el país.”

Pero, no voy a comentar los párrafos anteriores, sino una realidad que está pasando en la comunidad de La Vega: La Escuela Canaima, que era una pequeñísima escuela y que,ahora, con la lucha de mucha gente, es una hermosa escuela agroecológica, fue acusada de un supuesto delito ambiental. Sin embargo, y lo que parece más curioso es que, quien hizo la denuncia no se ha percatado sobre el gran número de invasiones que han ocurrido en toda La Vega y en muchas zonas verdes de Caracas, problemática que no sólo es asombrosa sino también preocupante.

Yo sospecho que el diablo se vistió de rojo en la conferencia, me refiero a que se vistió de Obispo, pero no le quedó de otra que seguir diciendo la verdad… y lo más curioso es que le creo.

3.- Clima Político-Electoral: Tema delicado este que tocaron  en el documento. Yo sospecho que algunas críticas disparan específicamente hacia este punto.  Pero bien, la exhortación pastoral dice sobre esto: “Se hace necesario el diálogo, el respeto a las personas y sus derechos y al ordenamiento jurídico vigente para no entorpecer este proceso.” (…) “En este proceso electoral, más que unos cargos, están en juego valores esenciales de la democracia, a saber: el pluralismo, la libertad, la honestidad, la justicia, la paz.”  (…)  “…las inhabilitaciones de centenares de ciudadanos por un órgano administrativo, conviene poner de relieve que entre los presupuestos de un proceso de elecciones imparcial, transparente y libre, está la garantía para todo ciudadano, dentro de los límites establecidos por las leyes, de elegir y de ser elegido.”  Cuando leí estas palabras en ese documento, me dije para mí: Qué capacidad ha adquirido el diablo para conocer nuestra situación política, lo que más me sorprende es la capacidad que va obteniendo el diablo para decir la verdad, ¿de verdad, no les sorprende?

4.- La División de Poderes, expresión y garantía de la Democracia: Es la  penúltima parte de la exhortación pastoral, y dice sobre los poderes públicos: “Los grandes intereses nacionales piden el logro de acuerdos, pero estos jamás pueden ser automáticos, ni responder a la línea dictada por uno de los poderes públicos, sino fruto, precisamente, del debate, de la confrontación de ideas, en el respeto mutuo de los actores de dicho diálogo”. ¿Cuántas veces se habrá usado las palabras diálogo y debate, de un lado y del otro, en lo que va de año? El diablo nos sembró las palabras, pero no el significado de cada una de ellas.

Quisiera cerrar este comentario con una última anécdota: Después de salir del mercado tomé un taxi, por casualidad ya el señor me había llevado anteriormente a mi casa, en la parroquia universitaria de la UCV. Él me preguntó, ¿Padre, que piensa usted de Chávez? Y mi respuesta fue bastante larga, pero lo que le di a entender es que fui ocho años chavista, porque desde muy joven soy socialista, pero ya no podía seguir apoyando más este régimen. El taxista me respondió indignado: Padre  (quiero aclarar que todavía no soy sacerdote, pero la gente que me aprecia me llama así),  me decepciona, ¿por qué se separó del pueblo?, ¿dónde vivía usted antes? Yo le respondí: siempre he vivido en este país, y antes de ser Jesuita fui obrero, ¿Te parece poco los índices de corrupción que tenemos en este momento?, ¿Sabes que mientras Chávez le regala a Bolivia 340 millones de Dólares, donde viven mis padres en Cabimas, el Estado Zulia, zona petrolera por excelencia, no hay carreteras asfaltadas sino embarradas? El taxista, en medio de su confianza en este régimen me respondió: Sabe Padre, yo prefiero que el dinero se lo lleven los venezolanos y no los gringos, como sucedía antes… Lamentablemente la conversación terminó cuando el me dejó en mi destino. Pero mis pensamientos quedaron dando vueltas en mi cabeza y me dije: El diablo, bien vestido de rojo, ha dicho algunas verdades, pero al final de cuentas sigue engañando a muchos… No se confunda, que no todo el que se viste de rojo dice la verdad…. O la mentira ¡Ojo pelao!… No todo el que se dice socialista hoy en día es sociable… ¡mosca pues!

Bueno, para que el diablo no nos confunda, vamos a culminar como lo hacen nuestros Obispos en la exhortación: “Pedimos la intercesión de María Santísima de Coromoto, patrona de Nuestra Patria, para que nos acompañe en la construcción de este Reino y el logro de la paz duradera”.

Artículos relacionados:

email