Obama ganó y “el cambio ha llegado para Estados Unidos”

Carlos F. Lusverti

Presidente 44 de Estados Unidos

Barack Obama: Presidente 44º de Estados Unidos

Con esta frase anunció su victoria, tal como las encuestas adelantaban. El hasta hace algunos meses desconocido senador Barack Obama ganó las elecciones en los Estados Unidos, después de derrotar y ganar el apoyo de la virtual favorita de hace unos meses Hillary Clinton. La propuesta que lo llevó a la victoria se basaba en la incapacidad del gobierno de proteger a sus ciudadanos aún frente al gobierno mismo, como ocurre con las medidas que han restringido los derechos humanos bajo la excusa de la guerra contra el terrorismo o la crisis financiera. Hablando de esperanza y la necesidad de fortalecer la capacidades de las personas le permitió reconstruir un partido demócrata que ahora goza de mayoría en ambas cámaras del Congreso.

Desde la guerra de secesión y la lucha por los derechos civiles, esta elección marca un hito en la historia política de Estados Unidos, sin embargo Barack Obama no ha llegado sobre una plataforma de odio racial o revanchismo. El nuevo presidente, es producto de la multiculturalidad hijo de un inmigrante africano y madre norteamericana, nacido en Hawai y criado en Indonesia, educado en prestigiosas universidades norteamericanas hasta convertirse en senador. La sociedad norteamericana ha dado una muestra de madurez, misma que manifestó el candidato Republicano Mc Caine al reconocer su derrota.

Uno de los temas centrales durante la campaña, la guerra en Irak fue desplazado por los problemas económicos, la necesidad de servicios de salud y el acceso a una educación de calidad para los niños en un mundo globalizado. La economía y la incapacidad del gobierno de prevenir la crisis financiera es otro de los elementos que adelantó la victoria del Senador Obama por lo que una de sus primeras tareas necesariamente será reestablecer la confianza en el sistema financiero norteamericano, cosa que incide directamente en las economías mundiales, ello no será fácil menos cuando se reclama el establecimiento de controles, coherentes, eficaces, transparentes e imparciales.

La agenda internacional y la relación con Latinoamérica

Desde el punto de vista internacional, uno de los primeros problemas será la Guerra en Afganistán e Irak y como realizar un retiro que garantice la seguridad de la población local así como la intervención en la economía en escala global. Por su propia historia personal se esperaría un acercamiento a África y el medio oriente, pero en general el nuevo presidente ha anunciado que hará un esfuerzo por renovar la imagen de Estados Unidos en el mundo, a lo que debemos añadir su anunciada intención de dialogar con países “enemigos”.

En Latinoamérica, la administración Bush había apostado fuertemente a Colombia y al mismo tiempo colocado algunos gobiernos en el denominado “eje del mal latinoamericano”. Así que Venezuela, Cuba y Bolivia seguramente seguirán siendo países problemáticos, mientras que México, Chile y Uruguay podrían ser países puntales en las nuevas relaciones. La expectativa de reestablecimiento de las libertades y derechos humanos restringidas en Estados Unidos podría tener un efecto favorable en Colombia donde en las últimas semanas a aumentado la beligerancia del presidente Uribe frente a las organizaciones de derechos humanos, sin que ello implique debilitar la lucha contra la violencia y el narcotráfico o un resurgimiento de los actores armados, situación que incide directamente sobre Venezuela tanto desde el punto de vista humanitario en cuanto a las personas en situación de refugio como desde el punto de vista de seguridad y defensa en cuanto a las personas que habitan la zona fronteriza. Seguramente el nuevo presidente incluirá el fortalecimiento de los lazos políticos y no solo el aspecto económico o militar como mantuvo la administración Bush.

Otros temas tendrán impacto sobre nosotros, como la guerra contra las drogas, la expansión de la influencia Rusa y China en el escenario mundial y en Venezuela en particular, así como la dependencia petrolera y el medioambiente. En este último aspecto durante la campaña, ambos candidatos coincidieron en la necesidad de buscar nuevas formas de energía más limpia, lo que necesariamente repercutirá en la relación comercial con Venezuela y los precios del petróleo.

“El cambio ha llegado a Estados Unidos” pero…¿Podrá cumplir las expectativas?

El reto para Barack Obama será cumplir con las expectativas. En su discursos de victoria anunció la llegada del cambio a los Estados Unidos sin embargo, como señalaba un editorial del New York Times la administración Bush todavía tiene 77 días en la Casa Blanca tiempo suficiente para enredar aún más las cosas como nos ha acostumbrado en estos últimos años.

Además de reparar los entuertos causados en estos años. La amplia mayoría de la que goza el partido demócrata en ambas cámaras, le permitirá hacer cambios, sin embargo en muchos temas específicos requerirá el concurso de los Republicanos, así como la fuerza de los grupos de interés y las expectativas creadas podrían dificultar sus acciones, así como frenar las tendencias populistas que han acotado algunos análisis, pero al mismo tiempo podrían resultar un llamado de prudencia ante cambios demasiado radicales.

Ilustración de Patrick Moberg
Vea portadas de diarios sobre la victoria de Barack Obama

Artículos relacionados:

email