Crónicas de la marea roja: “Ahora la Libertad de Expresión es de todas y todos. Venezuela, una sola voz antiimperialista”

Carlos Lusverti

El pasado sábado 2 de junio, el chavismo salió a la calle para y el novel Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se estrenase en un acto de apoyo a la medida de “no renovación de la concesión a RCTV” en la señal del 2 y en apoyo a la televisora venezolana social ”TVeS” que ahora sale por el 2.

Después de las protestas estudiantiles que siguieron al cierre (o no renovación de la concesión según el gusto) nos llamó la atención no ver en la calle a la militancia del gobierno celebrando la medida, ello probablemente responsada a la pregunta del por qué las arengas del 29 de mayo en la Asamblea Nacional y del propio Presidente llamando a los suyos.

Algunas iniciativas en Caracas dejaban mucho que desear especialmente si se considera que la última votación solo en la ciudad de Caracas (municipio Libertador) la tarjeta del MVR obtuvo 658.487 votos (www.cne.gov.ve) las actividades de calle de los días 28 y 30 de mayo (como el que aparece reflejado en la fotografía) y 01 de junio no reflejan precisamente esa cantidad. Los que sí salieron a la calle y no sólo dejaron escuchar su voz (sino sus imágenes de protesta) en las cercanías de Globovisión, las adyacencias de la UCV y la fachada de FEDECAMARAS y tampoco reflejan esa votación. Una pregunta sería: ¿dónde están? porque no estaban celebrando, ni tampoco es representativo de los grupos que sí salieron a defender el cierre.

Coincidencialmente llegó el día 2 de junio y la marea roja sí salió la gente a la calle, pero veamos quiénes están en esa marea roja. No nos ocuparemos del discurso presidencial de ese día sino del fenómeno de la marcha y concentración y las observaciones que hicimos en vivo y en directo sin que mediara el lente tergiversados de RCTV o algún otro agente del imperio.

La pre-militancia del PSUV: es decir aquellos que se han inscrito como aspirantes al nuevo partido unido con sus banderas y algunas pocas de la otrora coalición gubernamental, el rojo era esencialmente producto de el uniforme que portaban los asistentes. La gran mayoría de los asistentes iba ataviado con franelas institucionales, es decir, identificadas con oficinas o dependencias gubernamentales tanto del poder público nacional como de las gobernaciones y alcaldías afectas al gobierno.

De allí la primera observación: si la mayoría de esa gente es aspirante del PSUV, y era gente que trabaja en el gobierno quiere decir que la militancia del PSUV estaría en gran medida formada por funcionarios públicos, (si es inscripción libre o no, si es para conservar el empleo o para llegar a tenerlo algún día es otra discusión). Durante el camino, varias personas se alejaban de la marcha y se quitaban las franelas institucionales para volver a su vida normal fuera de la polarización sin importar cual fuese su real inclinación política.

Al llegar a la Avenida Bolívar, punto de concentración final de la marcha, la teatralidad hizo gala a las cuatro de la tarde. Las tarimas callaron para dar paso al “toque de diana” que sirvió de fondo para la llegada el Presidente rodando hacia la tarima principal. Otra observación interesante: si la Avenida Bolívar estaba llena ¿cómo pudo llegar el presidente rodando tan fácilmente y recorrer toda la avenida hasta la tarima?

A la llegada presidencial, algunas voces entre la multitud invitaban a los asistentes que bebían cerveza a que debían guardarlas porque “al Presidente no le gustaba vernos bebiendo…después que pase la puede sacar otra vez”.

No sé exactamente que es lo que molesta al Presidente Chávez ¿si ver a la gente bebiendo o si ver a la gente bebiendo la mercancía de las empresas polar? Sea cual sea la razón, ello demostración la doble moral o la imposición de una moral revolucionaria reñida con la forma de ser del venezolano.

Otro elemento fue particularmente llamativo, en la tercera tarima (contada desde la tarima principal, frente al Museo Carlos Cruz Diez) una gran pancarta que indicaba “Ahora la Libertad de expresión es de todas y todos Venezuela una sola voz antiimperialista” que nos merece especial comentario, en primer lugar la contradicción que supone hablar de libertad de expresión y decir “una sola voz” cuando es de suyo a la libertad de expresión la pluralidad. Al final solo nos quedan preguntas: si la libertad de expresión es de todas y todos, ¿porque un sector de la población no se puede expresar? ¿el representado por RCTV o los estudiantes que se manifiestan a favor de la libertad de expresión? ¿es que ese “todas y todos” no incluye a la parte del país que se siente expresado a través de RCTV? ¿es decir que ese “todas y todas” son todas y todos los revolucionarios?

¿Será entonces que por estar bebiendo cerveza  (contrario a las recomendaciones presidenciales) no se percatan de semejante contradicción?

Artículos relacionados:

email